Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Logran en un ensayo que un fármaco contra la epilepsia elimine las reservas de VIH

Si se confirman los resultados, se trata de un nuevo paso para curar la enfermedad en un futuro

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 13 agosto de 2005
El ácido valproico, un fármaco económico utilizado en el tratamiento de la epilepsia, podría jugar un papel importante en la lucha contra el sida. Un ensayo preliminar de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte ha demostrado que este medicamento podría ayudar a eliminar las reservas del virus del sida del organismo, lo que se conoce como infección latente.

Ni los fármacos antirretrovirales que se utilizan en el tratamiento de estos pacientes ni su sistema inmunológico logra destruir estas reservas que el VIH es capaz de formar en algunas células. Esta es la razón por la que resulta imposible erradicar por completo la infección y de que los enfermos de sida se vean obligados a medicarse durante toda su vida para mantener a raya la infección.

Pero de momento, se debe hablar de un paso esperanzador porque los científicos norteamericanos sólo han probado la eficacia del antiepiléptico en tres de los cuatro pacientes tratados, según cuenta el estudio preliminar que se publica en el último número de la revista "The Lancet".

Los participantes en este pequeño ensayo estaban desde hace años tomando antirretrovirales. Durante el estudio se les proporcionó además uno de los últimos medicamentos antisida para reforzar la acción de los antirretrovirales y dosis convencionales de ácido valproico -dos pastillas diarias-durante tres meses. El resultado fue positivo en tres de los pacientes, donde se logró reducir su infección latente en un 75%.

Si estos resultados se confirmaran se podría pensar en curar la enfermedad en un futuro o de que al menos es posible, como cuenta David Margolis, uno de los autores del trabajo. En "The Lancet" se publica también un comentario de Jean-Pierre Routy, hematólogo del centro universitario McGill de Montreal (Canadá). Su reflexión es que, a la vista de estos resultados, "se debe emprender un estudio urgente más amplio y randomizado".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones