Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los ancianos que van de un hogar a otro pueden desarrollar dependencia y más problemas de salud, según la Sociedad de Medicina Familiar

Cerca de un millón de personas en España dependen de otras para el desempeño de actividades cotidianas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 28 junio de 2004
Un 15% de los mayores de 65 años vive de forma itinerante en los distintos hogares de los hijos por su incapacidad para vivir de forma autosuficiente. Estos ancianos tienen mayor riesgo de desarrollar dependencia y problemas de salud, al tiempo que su tratamiento entraña más dificultades, advierte un informe de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC). Este trabajo revela además que la medicación inadecuada origina un 20% de los ingresos hospitalarios entre pacientes con más de 75 años, y que cerca de un millón de personas en España necesitan la ayuda y asistencia de otras para el desempeño de actividades cotidianas.

Los llamados "ancianos golondrina" originan muchas dificultades para los médicos de Atención Primaria, ya que por lo general los facultativos se ven obligados a rehacer la historia clínica del paciente. De acuerdo con los autores del informe "Atención a las personas mayores desde la Atención Primaria", el anciano que va cambiando de hogar de forma rotatoria "tiene mayor riesgo de fragilidad". Su delicada situación viene determinada no sólo por su edad avanzada, sino también porque suele sufrir una patología crónica, así como algún tipo de dependencia funcional. Por añadidura, es frecuente que sea viudo y esté sujeto a tratamientos que exigen la toma de cuatro o cinco fármacos al día. En el peor de los casos, el mayor arrastra una depresión, acentuada en ciertas ocasiones por la viudez.

Según Iñaki Martín Lesende, coordinador del Grupo de Trabajo de Atención al Mayor de la SEMFYC, estos pacientes, cuando llegan a la consulta de Atención Primaria, no son muy bien atendidos. "No es extraño que se sometan a pruebas que ya han sido realizadas con anterioridad en otros consultorios", asegura Martín Lesende.

La facilidad para obtener recetas en los desplazamientos da lugar a que el afectado esté excesivamente medicado. Así las cosas, los médicos y enfermeros se ven obligados a rehacer con frecuencia una historia clínica que la mayoría de las veces "es larga y compleja". Mucha información crucial, como ingresos hospitalarios o cambios de medicación, se pierde en este accidentado camino. Se trata de un círculo vicioso, pues, según el informe, alrededor de un 20% de los ingresos en centros sanitarios de estos pacientes está motivado por una medicación incorrecta.

Y es que el 35% de los mayores toma cuatro o más fármacos al día y casi la mitad de ellos recurre a la automedicación. Por eso no es extraño que un 10% sufra reacciones adversas a los medicamentos. "Todo esto genera angustia no sólo al anciano, sino también a sus familiares y, sobre todo, a los cuidadores principales, que muchas veces se ven desbordados por la situación", destacan Emili Burdoy y Esther Limón, responsables del informe.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto