Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los ayuntamientos catalanes deberán crear un censo de los centros de tatuaje y “piercing”

Los profesionales del sector estarán obligados a ofrecer más información a los usuarios

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 1 febrero de 2006
La Generalitat de Cataluña ultima un nuevo decreto, que se prevé aprobar antes del verano, que regulará el sector del tatuaje y el "piercing" en esta comunidad. La actual normativa, que lleva en vigor desde 2001, es más permisiva. Así, el nuevo decreto prohibirá el uso de "pistola" para perforar el cartílago de la oreja, un método que usan generalmente farmacias y joyerías.

Fuentes del Gobierno catalán señalaron que la nueva norma obligará además a los ayuntamientos a crear un censo de los centros de tatuaje y "piercing" y a los profesionales del sector, a ofrecer más información a los usuarios: deberán entregar un consentimiento informado a sus clientes explicando los riesgos de estas técnicas.

También aumentará la formación higiénico-sanitaria que deben recibir los profesionales, que pasará de un curso de 15 horas a uno de 35.

Guía

Como adelanto a este decreto, la Generalitat ha publicado la primera guía higiénico-sanitaria dirigida al sector del tatuaje, "piercing" y micropigmentación. Este manual desaconseja poner "piercing" en las zonas cartilaginosas, en los labios, el pene y en el clítoris.

Miquel Torres, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Espíritu Santo de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), explica que entre el 10% y el 20% de los "piercing" se infectan y que la proporción sube a más del 30% en el caso de que se coloquen en tejidos que reciben poca aportación sanguínea, como los cartílagos de la oreja y la nariz.

Por su parte, Mercé Tort, representante de Salud Pública de la Federación de Municipios de Cataluña, advierte de que perforarse los genitales incrementa el riesgo de padecer enfermedades de transmisión sexual, ya que al hacerlo se rompe la barrera de protección y la mucosa.

Estreñimiento de la uretra, estrangulación del glande y la muerte de los tejidos del clítoris son otros riesgos de esta práctica que se recogen en la guía, que recomienda, en caso de ponerse un "piercing" en estas zonas, no tener relaciones sexuales hasta que cicatrice bien, lo que sucede en unas 10 semanas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones