Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los baños del verano elevan hasta en un 50% los casos de otitis externa

La humedad y las aguas contaminadas favorecen el incremento de la afección

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 3 septiembre de 2002
La llegada de la temporada estival va ligada a los baños en la playa, en la piscina, en los pantanos, ríos... y con ellos, el aumento de la otitis externa o inflamación del oído, una afección que cada verano aumenta el número de casos hasta en un cincuenta por ciento.

La humedad y las aguas contaminadas o poco higiénicas son las causantes del incremento de problemas en los conductos auditivos, que cada año afectan a uno de cada 200 españoles, según el vicesecretario de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y profesor de esta asignatura en la Universidad de Alcalá de Henares, Ignacio Cobeta.

Infección superficial

Dependiendo de la localización de la infección, se puede hablar de otitis media -infestación del oído medio que suele comenzar en la garganta, provocada por un catarro, y luego se extiende al oído, por la Trompa de Eustaquio- o externa, que se produce prácticamente en el pabellón auditivo y es más superficial.

La otitis externa (también conocida como otitis del nadador) sobreviene cuando el oído entra en contacto con los hongos y bacterias que invaden las aguas contaminadas. La humedad en el oído tras una baño prolongado o con inmersión de la cabeza, y el calor -que facilita la multiplicación de las pseudomonas, los gérmenes que producen la otitis-, hacen del verano la época propicia para la otitis externa, hasta el punto de que algunos expertos, como el doctor Cobeta, la consideran exclusiva del verano.

La otitis del nadador, cuyo síntoma principal es un fuerte y molesto dolor que suele durar entre 24 y 48 horas y que en ocasiones va acompañado de fiebre, ataca por igual a toda la población aunque el mayor número de casos se registra entre los niños, "porque les encanta chapotear en el agua", asegura el doctor José Luis García Herrera, otorrinolaringólogo.

También tiene mayor incidencia en las personas que han padecido alguna infección de este tipo con anterioridad (en las que los síntomas se agudizan y se manifiestan en forma de vómitos o mareos), o las que se provocan pequeñas heridas al hurgarse el conducto auditivo porque les pica.

Después del chapuzón

Los médicos advierten de que usar objetos contundentes para limpiar el oído o introducir los bastoncillos hasta el fondo produce daños en la piel interna del aparato auditivo, por lo que recomiendan que, tras el baño, se seque el oído con el pico de una toalla o una gasa.

"Si el oído está sano y el agua limpia, la otitis no supone ningún problema", comenta el doctor García Herrera, quien añade que "cada otitis implica una pequeña pérdida de audición momentánea, que no va a más si se cura bien". Es muy importante sanar bien estas infecciones, ya que de lo contrario "se puede convertir en crónica, perforar el tímpano y llegar a causar hasta una sordera total", señala el otorrinolaringólogo.

Para la curación de la infección el doctor aconseja el uso de paños secos calientes, pero el tratamiento adecuado incluye la limpieza del conducto por parte de un especialista, gotas óticas con antibiótico, y analgésico si hay dolor. En cualquier caso, es recomendable acudir a un otorrino, aunque entre los que padecen la otitis del nadador es muy frecuente la automedicación.

Etiquetas:

baños otitis verano

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones