Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los catarros frecuentes en los niños pueden ser un síntoma de asma, según los neumólogos

Muchos pequeños asmáticos no acceden al tratamiento adecuado porque sus padres piensan que son propensos a los resfriados

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 20 febrero de 2007
El 10% de la población infantil española sufre asma. Pero el porcentaje puede ser más elevado ya que en muchos niños esta enfermedad respiratoria pasa desapercibida porque los padres piensan que el pequeño es propenso a contraer catarros.

"Hay, en efecto, muchos niños etiquetados de catarrosos por sus propias familias, e incluso por médicos de cabecera, que en realidad lo que esconden es asma," señala el doctor Nicolás Cobos, miembro del área de asma de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). La consecuencia de éste y otros equívocos es que esos niños que son asmáticos sin saberlo, no se benefician de la calidad de los tratamientos actuales. "En los últimos años -apunta Cobos- se han producido grandes avances en el tratamiento del asma, de tal forma que en la actualidad, siempre que se sigan las pautas adecuadas, la calidad de vida de los asmáticos ha experimentado tal mejoría que se podría decir que su vida ha cambiado espectacularmente".

También el conocimiento de la enfermedad por parte de los pequeños pacientes se revela como un factor clave que contribuye a dicha mejoría. "Es importante que les enseñemos cómo es, cómo debe tratarse y cómo tienen que actuar cuando llega la crisis o sufran periodos de agudizaciones", indica el especialista.

Los tratamientos bien empleados son tan eficaces que "si se actuara correctamente, lo que por desgracia no siempre es el caso, más del 90% de los niños conseguiría llevar una vida prácticamente normal".

Ejercicio físico

En contra de lo que muchos padres piensan, los niños asmáticos no deben abstenerse de practicar ejercicio físico, ya que, según los expertos, ello mejora la capacidad respiratoria y se convierte en un freno a la enfermedad.

Aunque es el médico el que debe asesorar sobre qué tipo de ejercicio es el más adecuado, en principio se considera que la natación es uno de los deportes que están especialmente indicados para los niños con asma.

Otra recomendación es no fumar delante de ellos, pues el humo del tabaco es uno de los agentes más implicados tanto en el origen como en el mantenimiento del asma.

Etiquetas:

asma catarros niños

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones