Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los especialistas advierten de que el tabaquismo triplica las posibilidades de muerte súbita del lactante

Este síndrome puede afectar a los bebés durante su primer año de vida, aunque las posibilidades se reducen a partir del sexto mes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 23 mayo de 2005

El síndrome puede afectar a los bebés durante su primer año de vida, aunque las posibilidades se reducen a partir del sexto mes. La doctora Carmen Ruiz, jefa de Neonatología del Hospital Donostia, en San Sebastián, explica que esta patología se da sobre todo entre el primer y el cuarto mes, y que las posibilidades de que se produzcan muertes por esta causa a partir de los seis meses son "esporádicas y excepcionales".

El fallecimiento de los bebés se produce por una parada respiratoria que tiene su origen en la inmadurez del sistema nervioso y de la función cardiorrespiratoria del niño. Ello conlleva que, cuando sufre síntomas de ahogo, el lactante no sea capaz de activar el mecanismo necesario para evitarlos.

La doctora Ruiz explica que la mayoría de estos fallecimientos suele producirse durante la noche y en el ámbito doméstico, y que los hermanos de bebés que murieron de este modo tienen más posibilidades de sufrir el síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL).

Factores

Los expertos han encontrado algunos factores que podrían causar el SMSL, como la posición que adopta el bebé al dormir o el exceso de calor. También podría influir en el desarrollo de esta enfermedad el hecho de que el niño comparta el lecho con adultos o que el bebé nazca con un peso muy bajo. Sin embargo, ante la falta de conclusiones, las investigaciones para hallar la fuente de este síndrome continúan.

Una de las más relevantes fue la obtenida a partir de los estudios realizados en los años 90, que mostraron que, a pesar de la disminución de los valores de mortalidad infantil en todo el mundo, los índices de muerte súbita se mantenían estables.

Se valoraron entonces diversos factores, entre los que destacó de manera notable la posición en la que dormía el bebé y se pudo constatar que dormir boca arriba reducía a la mitad el riesgo de morir por esta causa. "Este descubrimiento fue muy importante y provocó que disminuyera radicalmente el número de muertes achacables al SMSL", dice la jefa de Neonatología.

Colchón adecuado

Sin embargo, a pesar de ser uno de los más importantes, la postura del bebé en la cuna no es el único factor conocido que influye en la incidencia de esta enfermedad. El uso de un colchón adecuado es también muy importante: "La Sociedad Española de Pediatría recomienda evitar el uso de colchones blandos, así como abrigar en exceso al bebé. Y, en mi opinión, también debería desterrarse la costumbre de abarrotar de juguetes la cuna del niño".

Junto a estas condiciones, también es importante tener en cuenta los factores ambientales, como la temperatura de la habitación, que debe estar "en torno a los 20 grados", así como no fumar en el lugar donde duerma el niño.

Para prevenir la muerte súbita no sólo son importantes los cuidados postnatales, sino también el estilo de vida de los padres. "El tabaquismo de la madre o de los adultos más cercanos multiplica por tres la posibilidad de padecer este síndrome", señala Ruiz.

También es perjudicial no cuidarse durante el embarazo. En todo caso, "lo más importante es -según la médico- que las madres cuiden a su bebé y sigan siempre las recomendaciones del pediatra".

Etiquetas:

lactante muerte súbita

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto