Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los gases del tráfico pueden alterar la actividad cerebral, según un estudio

Tras 30 minutos de exposición a estos contaminantes se comienza a observar tensión en la corteza cerebral

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 12 marzo de 2008

El profesor Paul Borm y su equipo de la Universidad de Zuyd recluyeron a varios voluntarios en una habitación con aire limpio y al resto en otra con aire contaminado por los gases producidos por los automóviles. Un encefalograma controlaba las ondas del cerebro de los voluntarios durante el periodo de exposición y hasta una hora después de su salida de la habitación.

Tras 30 minutos de exposición a los gases, los investigadores comenzaron a observar tensión en la corteza cerebral, gracias a la actividad eléctrica detectada en ese sector. El estrés cerebral seguía en aumento incluso después de que los sujetos hubieran dejado de estar expuestos a los gases.

"Creemos que nuestro hallazgo se debe al efecto de las nanopartículas o partículas de hollín que son un importante componente de los desechos de los combustibles", afirma Borm. No obstante, hasta el momento sólo se puede especular "con los efectos que puede tener una exposición crónica al aire contaminado en importantes ciudades, donde los niveles de estas partículas de hollín pueden ser muy elevados".

Una posible explicación para el cambio de funcionamiento del cerebro, según el responsable de la investigación, es que esas partículas que se depositan pueden causar estrés oxidativo, que podría estar implicado en enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer.

Etiquetas:

cerebro emisiones gases

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto