Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los investigadores del laboratorio europeo de física de partículas estudian tratar los tumores con antimateria

Aseguran que las primeras pruebas realizadas con animales son esperanzadoras

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 8 marzo de 2004

El acelerador del CERN, capaz de generar millones de antiprotones a un ritmo de dos minutos, fue utilizado recientemente en un experimento de la firma estadounidense PBar Labs, destinado a averiguar qué efecto destructor pueden tener esas antipartículas sobre las células cancerosas.

Los primeros resultados del experimento, en el que los antiprotones se dirigieron contra células vivas de un conejillo de indias insertas en una probeta, son esperanzadores, afirma Michael Holzschreiter, investigador de la empresa californiana, quien cree que la antimateria puede encontrar un día aplicaciones muy eficaces a la vez que limpias en el tratamiento del cáncer.

El problema, su coste

Según Holszchreiter, el problema de esta terapia radica en el coste. Una fábrica de generación de antiprotones puede costar unos 319 millones de euros. Los antiprotones serían de especial utilidad en el tratamiento de tumores en el sistema nervioso, donde es fundamental evitar cualquier daño al tejido inmediatamente próximo al tumor.

En la actualidad se ha empezado a tratar los tumores con iones de carbono, mucho más pesados que los protones y dotados de un potencial destructor mucho mayor. Los antiprotones, sin embargo, pueden ser tan cuidadosos como los protones con el tejido que recorren antes de llegar al tumor. Pero en el momento de alcanzar su objetivo, "donde prácticamente se detienen, explotan al unirse a un protón", explica el físico Michael Doser, del CERN.

Buena parte de esa energía aniquiladora se disipa en forma de diversas partículas, pero el resto -los iones generados en el momento del impacto- potencian el poder destructor.

En opinión de Holzschreiter, sería posible dirigir un rayo de antimateria de baja intensidad hasta el lugar preciso donde está el tumor con ayuda de un detector externo. En el momento en que el rayo llega a la meta fijada y se detiene, se podría aumentar de pronto la intensidad del antiprotón para atacar con eficacia al tumor.

Etiquetas:

antimateria CERN tumores

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones