Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los neumólogos alertan de que las tasas españolas de tuberculosis superan en 2,5 veces la media de la UE

Reclaman programas de actuación que aseguren la curación e impidan que se propague el bacilo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 18 octubre de 2005
La tuberculosis dista mucho de estar controlada. La línea descendente iniciada hacia el año 1998 se ha estancado recientemente e incluso en algunas comunidades, como es el caso de la de Madrid, tiende a repuntar. Actualmente se registran al año unos 30 casos nuevos por cada 100.000 habitantes, lo que significa superar en 2,5 veces la media de la Unión Europea (UE), según datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Los jóvenes están siendo los más afectados. Un reciente estudio realizado en 11 comunidades autónomas revela que la tuberculosis está afectando principalmente a la población de entre 25 y 34 años, en edad productiva y en la que con frecuencia coinciden otras enfermedades o situaciones personales -como la infección por sida, las toxicomanías, el alcoholismo o la marginación- que comprometen su estado general de salud y la convierten, por tanto, en más vulnerable a la infección tuberculosa.

"Casi la mitad de los casos que se detectan en nuestro país ocurren en los sectores más desfavorecidos y, en especial, entre aquellas personas cuyos niveles de defensas se hallan muy disminuidos por padecer una enfermedad o situación de déficit sanitario previa", explica Rafael Vidal Pla, presidente de la Sociedad Catalana de Neumología. Añade que "mientras la tasa española de tuberculosis tiende a descender en la población general, en los llamados grupos de riesgo continúa estable y hasta parece elevarse en determinados grupos selectivos, como es el caso de los inmigrantes".

Según este especialista, se echa de menos un programa de mínimos a nivel nacional que garantice el adecuado control y seguimiento de los enfermos hasta su total curación, "porque ocurre que muchos de ellos al poco de iniciar el tratamiento creen encontrarse bien y lo abandonan, con lo que siguen actuando como focos de contagio".

Vidal Pla considera además imprescindible la coordinación entre las distintas administraciones sanitarias y sociales. "Cuantitativamente supondría un mínimo coste económico que no influiría negativamente en otros programas sociales, e implicaría un gran beneficio tanto para los afectados como para el resto de la población", indica.

Tratamientos

En la actualidad, la mayoría de los pacientes tuberculosos recibe un "cóctel" de medicamentos durante largo tiempo hasta controlar su enfermedad, lo que, según los expertos, supone un serio inconveniente para conseguir la "adherencia" al tratamiento, es decir, la asunción del mismo por parte del paciente hasta su completa curación.

Lo normal es que el afectado tome muchos comprimidos (hasta 12 diarios en los casos más graves) durante al menos tres meses, que pueden prolongarse hasta los nueve o incluso durante año y medio si la infección atañe a determinadas zonas del pulmón o existe una inmunodepresión.

No obstante, la SEPAR señala que en breve los pacientes tuberculosos podrán beneficiarse de un nuevo sistema terapéutico que consiste en juntar en una sola pastilla los cuatro principales agentes farmacológicos (rifampicina, isoniazida, pirazinamida y etambutol) que se vienen usando en estos momentos para curar la enfermedad.

Pese a este avance, los neumólogos lamentan que "desde hace muchos años" no se hayan comercializado fármacos nuevos, "probablemente porque la enfermedad temporalmente disminuye en los países industrializados y serían poco rentables para la industria", apunta Vidal Pla.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones