Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los neurólogos estiman que en España se producen 100.000 hospitalizaciones anuales por infarto cerebral

El control de los factores de riesgo reduciría su incidencia en un 42%

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 16 noviembre de 2003

De esta forma arrancó el "II Foro Social para la lucha contra el Ictus", que se ha celebrado en Sevilla, un evento que se ha caracterizado por poner especial énfasis en las medidas de control y seguimiento que el paciente y el profesional de la sanidad debe llevar a cabo para reducir los índices de morbilidad y mortalidad del ictus, y que en la actualidad representa la primera causa de muerte entre las mujeres y la tercera entre los hombres.

Según los expertos, un dato significativo que refleja la importancia del ictus es que, de cada tres personas que lo sufren, en los seis primeros meses uno fallece, otro queda con una discapacidad grave que le hace depender enteramente de alguien y otro, aunque no necesite de una ayuda permanente, queda con secuelas moderadas. Además, de los cerca de 40.000 fallecimientos que se producen al año, más de 2.500 se sitúan en la franja de edad de entre 40 y 60 años, es decir, personas que podrían considerar como adultos jóvenes.

En este sentido, la experta del Servicio de Neurología del Hospital de Valme (Sevilla) Dolores Jiménez explicó que un correcto control y seguimiento de las medidas preventivas, "tanto en su fase primaria -antes de producirse el accidente cerebrovascular-, como secundaria -cuando el paciente ya ha padecido un caso de ictus-, permitiría reducir los índices de esta enfermedad en más de un 40 por ciento".

Factores de riesgo

Para alcanzar este objetivo, afirmó Jiménez, "es básico y crucial una correcta identificación, prevención y control de los factores de riesgo que provocan el ictus" como son los niveles de hipertensión, hipercolesterolemia, obesidad, tabaquismo y diabetes del paciente.

En este punto, precisó que "un seguimiento riguroso de la hipertensión permitiría reducir drásticamente la prevalencia de esta enfermedad, ya que el 50 por ciento de los pacientes que sufren de ictus son personas ya de por si hipertensas".

No obstante, la experta en neurología subrayó que "hay que distinguir dos tipos de prevención bien diferenciados y que se corresponden con el estadio del paciente, es decir, si este pertenece al grupo de los que nunca ha sufrido un ictus o al de aquellos que ya ha tenido un episodio". Así, aclaró que en el primer grupo "y teniendo en cuenta que hablamos de una población de entre 65 y 70 años en su gran mayoría", la prevención se encamina más a "consultas regulares al médico de familia, medidas higiénico-dietéticas, cuidado de la dieta mediterránea para controlar posibles factores de riesgo como el sobrepeso, y paseos semanales de al menos dos o tres horas al día".

En cuanto a aquellas personas que ya han sufrido un episodio de ictus, Jiménez argumentó que "las medidas preventivas para evitar posibles nuevos casos se deben de complementar además con tratamientos anticoagulantes, intervenciones quirúrgicas en aquellas arterias obstruidas, terapia fibrinolítica y un marcado seguimiento de los factores de riesgo". Respecto a la prevalencia de sufrir un episodio de ictus según género, Jiménez subrayó que "es el hombre el que tiene una mayor probabilidad de sufrirlo si atendemos al análisis de cada una de las décadas de la vida". No obstante, puntualizó que "a partir de los 70 años, estos índices se igualan en la mujer", en parte, continuó, se debe "a que la mujer vive más y a que los hombres son más propensos a sufrir infartos de miocardio".

Etiquetas:

cerebral españa infarto

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto