Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Los oncólogos destacan los avances en el conocimiento y tratamiento de los linfomas

En los últimos años ha habido una gran progresión en la supervivencia a este tipo de cáncer, del que se detectan 6.000 nuevos casos cada año en España

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 14 septiembre de 2006
En España se diagnostican cada año 6.000 nuevos casos de linfoma. Sin embargo, según destacan especialistas en la víspera del III Día Mundial de esta enfermedad, los avances en el conocimiento y tratamiento de este tipo de cáncer permiten albergar muchas esperanzas de recuperación a los afectados.

Morir por un linfoma "ya no es tan fácil", ya que en los últimos años ha habido una gran progresión en la supervivencia de muchos de estos pacientes, según aseguró el jefe del servicio de Hematología del Hospital La Paz, Fernando Hernández. Las dos estrategias con las que ahora se aborda la enfermedad son la curativa, para acabar con el problema de forma definitiva, y la que busca hacer crónica la dolencia, un objetivo que se puede conseguir con una buena calidad de vida.

El 84% de la población dice desconocer todo sobre esta enfermedad, según datos de la Asociación Española de Afectados por Linfomas (AEAL), que señala además que del 16% de quienes afirman que la conocen, sólo un 33% opina que puede curarse. Todavía la mayor parte de la población cree que el linfoma es un tipo de cáncer incurable, afirmó la presidenta de la asociación de afectados, Begoña Barragán.

Los linfomas se producen por un fallo en la manera en la que actúan los linfocitos, que son los glóbulos blancos de la sangre, que tienen un papel muy importante en la lucha frente a las infecciones, lo que hace que los pacientes afectados sufran inmunodeficiencia y sean más propensos a adquirir enfermedades infecciosas. Uno de los problemas al que se enfrentan los oncólogos es que es difícil el diagnóstico inicial del linfoma, ya que muchos de sus síntomas pueden confundirse con otras enfermedades comunes como la gripe u otras infecciones víricas.

Lo más característico de un linfoma es el agrandamiento no doloroso de los ganglios periféricos y además, en algunos casos, pueden presentarse también otros síntomas como pérdida inexplicable de peso, falta de apetito, fatiga, fiebre, sudoración, sobre todo por la noche, y picazón intensa y persistente en todo el cuerpo. En la mayoría de los casos se desconocen las causas que provocan el linfoma, una enfermedad con la que viven en todo el mundo cerca de un millón de personas y que en los casos más agresivos y sin un tratamiento adecuado puede provocar en seis meses la muerte del enfermo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones