Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Más de treinta mil españoles quedan discapacitados cada año por un ictus, según un estudio

La incapacitación que produce la enfermedad hace que más de 150.000 personas necesiten cuidadores para el resto de su vida

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 6 febrero de 2007
El informe "Impacto Social de los Enfermos Dependientes por Ictus (Isedic) y sus cuidadores" analiza por primera en España los efectos sociales y humanos del infarto cerebral para quienes lo sufren y las personas que se ocupan de estos enfermos. Y es que cada año más de treinta mil españoles quedan discapacitados a causa de un ictus.

Esta enfermedad es actualmente la primera causa de muerte entre las mujeres y la segunda entre los hombres, lo que se traduce en más de 36.000 vidas cada año, según este estudio, dirigido por la profesora María Ángeles Durán, catedrática de Sociología y Profesora de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y llevado a cabo en colaboración con expertos de distintas sociedades científicas.

La incapacitación que provoca el ictus hace necesario además que más de 150.000 personas necesiten cuidadores para el resto de su vida, según cifras de la Sociedad Española de Neurología. Y es que, según el citado informe, de las personas que sobreviven a un ictus en situación de dependencia, el 45% queda con secuelas tanto físicas como mentales, el 57,4% padece trastornos mentales y el 79,1% registra problemas físicos.

Los cuidadores ayudan al enfermo a desarrollar las actividades más elementales de la vida diaria, como alimentarse, moverse, vestirse o la higiene personal. Así, más de la mitad de los entrevistados para realizar este estudio no se pueden quedar solos más de una o dos horas al día. El informe recoge además el tiempo medio total que los cuidadores han pasado junto a un mismo paciente, que es de más de cinco años.

El trabajo también refleja que si bien la mayoría de los enfermos recibe tratamiento médico exclusivo de la Seguridad Social, hay otros desembolsos derivados de la enfermedad que tienen que ser cubiertos por el propio enfermo o por sus familiares.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones