Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Medidas para mejorar la función respiratoria

Los pacientes con insuficiencia respiratoria que siguen una serie de medidas higiénico-dietéticas consiguen mejorar su calidad de vida

  • Autor: Por

  • Fecha de publicación: lunes 12 febrero de 2007
Img pul portada

Las enfermedades respiratorias se caracterizan por producir limitaciones físicas en el paciente de diferente grado, que hacen que la persona sufra cambios importantes en su estilo de vida. La calidad de vida de los pacientes con patología respiratoria puede llegar a ser muy frágil y, a su vez, muy frustrante, tanto para el propio paciente como para sus cuidadores. La participación del equipo de salud se hace necesaria para mejorar la situación de estos pacientes y lograr una disminución de la morbimortalidad que sufren.

Cambio de estilo de vida

/imgs/2006/10/fumfum1.jpg

Los hábitos y costumbres influyen mucho en el estado de salud y van configurando formas de vivir saludables o nocivas. Desde sectores profesionales se plantea que la salud se puede educar, pero hay que empezar en edades tempranas, mediante la educación, también en el núcleo familiar, con el ejemplo y a través de actitudes. Por este motivo, no resulta tan fácil en el caso de una persona con insuficiencia respiratoria que, a parte de los efectos de la patología en si, se va a encontrar con grandes cambios en su forma de vida, dependiendo siempre de la gravedad de su situación. Cambiar las costumbres, según los profesionales de salud, no es fácil, pero de este cambio dependerá el conseguir una buena calida de vida a pesar de la cronicidad de la enfermedad.

No fumar y evitar ambientes cargados de humo, evitar la inhalación de productos irritantes presentes en algunos limpiadores, ventilar la estancia al menos dos veces al día, controlar temperatura y humedad del hogar y evitar el contacto con personas con alguna infección de tipo respiratorio son otras de las recomendaciones para los enfermos de insuficiencia respiratoria crónica.

Dentro de las estrategias que recomiendan los expertos para ayudar a hacer frente a la disnea están caminar y subir escalares lentamente, manteniendo una respiración correcta. Desde la Sociedad Española de Neumología y cirugía torácica, SEPAR, animan a realizar ejercicios diarios. La sensación de ahogo hace que los pacientes prefieran estar sentados lo que, a la larga, es perjudicial porque hace que los movimientos se vayan volviendo progresivamente más dificultosos. «Sentir falta de aire con el ejercicio no es peligroso», aseguran. Andar de 10 a 15 minutos como entrenamiento progresivo al esfuerzo, es una buena forma de empezar.

Desde el equipo de salud es muy importante el apoyo psicológico, por la ansiedad que se deriva de la patología, tanto de los propios afectados como de sus cuidadores informales. Los profesionales de la salud deben instruir a los pacientes y cuidadores en el manejo de la enfermedad y las situaciones de descompensación que facilitarán el cuidado en el ámbito familiar, y detectar cuando existen problemas familiares o sociales derivados de la enfermedad para buscar las herramientas adecuadas para su resolución.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones