Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Aumenta la incidencia de gripe

En la segunda semana de enero se han duplicado los casos de gripe, según información aportada por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica

El descenso de temperaturas ha propiciado un aumento en los casos de gripe. La gripe es una enfermedad vírica que afecta a todos los grupos de edad y que en época de epidemia es un importante problema de salud pública. Según datos proporcionados por el Centro Nacional de Epidemiología, cada año padecen gripe en España aproximadamente unos tres millones y medio de personas, lo cual significa cerca de 8.000 personas por 100.000 habitantes.

Aumentan los casos de gripe

/imgs/2006/10/grip1.jpg

En la segunda semana de enero han aumentado los casos de gripe, según información aportada por el Grupo de Vigilancia de la Gripe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. La bajada de los termómetros en las últimas semanas ha provocado que los casos se hayan duplicado en España. En concreto, se han registrado 86,85 casos por cada 100.000 habitantes, el pico más alto de la presente temporada aunque pese a este incremento repentino de nuevos casos, la incidencia de gripe a nivel nacional es similar al que se registra en otras temporadas.

La mayoría de las redes señalan un nivel de intensidad medio y en cuanto a su difusión geográfica, la enfermedad es mayor en el norte y noroeste del país, además de Canarias. La vigilancia internacional señala, en la primera semana de enero, un aumento del nivel de intensidad de la actividad gripal en Grecia, Irlanda del Norte y Escocia, mientras que en el resto de países la intensidad permanece por debajo del nivel basal. Desde el inicio de la temporada 2006-2007 se han detectado un total de 655 (96%) casos de gripe A y 26 (5%) casos de gripe B confirmados por laboratorio en toda Europa. Las previsiones de gripe para 2007 son similares a las del 2006, por lo que se estima que entre el 10% y el 20% de la población llegará a estar infectada por este virus.

El comportamiento de la gripe en la presente temporada es similar al de la anterior campaña 2005-2006, cuya incidencia fue especialmente baja en comparación con otras campañas como la de 2004-2005, período en el que se llegó a alcanzar los 250 casos por cada 100.000 habitantes. La gripe es una enfermedad autolimitada en pacientes sanos, pero con potencial de complicarse en otros pacientes. El curso de la enfermedad está condicionado por factores como la edad, inmunización previa, características del virus, tabaco y presencia de otras enfermedades. Es una enfermedad altamente contagiosa, que causa epidemias anualmente y ocasionalmente pandemias que se repiten cíclicamente.

Diferenciar la gripe del resfriado

Es errónea la idea de que la vacuna antigripal proteja del resfriado, ya que se trata de virus muy distintos

Los meses más fríos del año propician, además de la gripe, la aparición de otras afecciones virales respiratorias como el resfriado común. El resfriado común está causado por numerosos virus (principalmente rinovirus y coronavirus) que infectan el sistema respiratorio superior. Se han descrito varios cientos de virus causantes del resfriado común por lo que esta variedad de agentes hace muy ineficaz cualquier tipo de vacunación. También es errónea la idea de que la vacuna antigripal proteja del resfriado, ya que se trata de virus muy distintos. Los virus del resfriado se transmiten de persona en persona en pequeñas gotas resultado de la tos y los estornudos. El virus penetra en las células de las mucosas de la nariz y la garganta y se multiplica rápidamente.

Los síntomas comienzan uno o dos días después de la infección y son el resultado de los mecanismos de defensa del cuerpo (estornudos, goteo de la nariz y tos) para expeler al invasor. Tras un resfriado común, el enfermo desarrolla inmunidad al virus particular que le ha afectado. No obstante, debido al gran número de virus del resfriado distintos que hay, esta inmunidad es limitada y una persona puede infectarse fácilmente por otro virus del resfriado y comenzar nuevamente el proceso. No siempre es fácil distinguir una gripe de un resfriado común. En el caso de la gripe la sospecha será alta si en ese momento hay un brote o epidemia entre la población. En nuestro país el periodo en el cual se presentan estos brotes está comprendido entre la semana 40 y la semana 20, es decir, aproximadamente de octubre a abril incluido.

Fuera de estas fechas establecer el diagnóstico de gripe es mucho más difícil si bien, por ejemplo, cabe la posibilidad de adquirir la infección en viajes al hemisferio sur. Una de las características de la gripe es la fiebre alta (entre 38ºC y 40ºC), desde el comienzo de la enfermedad y que se suele prolongar durante los tres primeros días mientras que en el resfriado común la presencia de fiebre alta es mucho más rara. En adultos puede haber una ligera elevación de la temperatura y en niños y jóvenes esta febrícula puede ser más frecuente. La tos puede ser importante en la gripe mientras que en los resfriados es moderada. Uno de los síntomas más característicos son los dolores musculares o mialgias.

Las mialgia se manifiesta preferentemente en los músculos de las extremidades y de la espalda y pueden ir acompañados de dolores articulares. En el caso de los resfriados no están presentes o son moderados. El dolor de cabeza, que puede ser intenso, es, junto con los dolores musculares, una de las manifestaciones más molestas de la gripe. En el caso del resfriado la presencia de dolor de cabeza tiene una menor prevalencia. Al contrario que la tos, los estornudos, la congestión nasal y el dolor de garganta son muchos más habituales en el resfriado común mientras que no tienen tanto protagonismo en la gripe.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones