Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Cistitis intersticial

La inflamación crónica de la pared de la vejiga, de origen desconocido y sin tratamiento, invalida enormemente a los afectados, la mayoría mujeres

  • Autor: Por

  • Fecha de publicación: jueves 8 marzo de 2007

La cistitis intersticial es una enfermedad crónica que se caracteriza por micción frecuente de hasta 100 veces al día, urgencia urinaria y dolor tan agudo que incluso precisa tratamiento con opiáceos. Es un cuadro inflamatorio que se caracteriza por síntomas irritativos parecidos a la cistitis aguda clásica pero de forma persistente. Aunque puede afectar tanto a hombres como a mujeres, éstas últimas se llevan la peor parte: son 10 veces más propensas. Suele presentarse entre la tercera y cuarta década de vida y, en los casos más serios, provoca una disminución de la capacidad vesical que conlleva a una situación invalidante.

La importancia de la dieta

/imgs/2007/03/pera1.jpg

Muchos pacientes con CI han comprobado que la modificación de la dieta ayuda a controlar sus síntomas y a evitar el empeoramiento de la enfermedad. La evidencia reunida por especialistas y la ICA indican que determinar qué alimentos podrían actuar como desencadenantes es una cuestión individual. La idea es evitar los alimentos y bebidas que puedan causar irritación en la vejiga. A pesar de que hay afectados de CI a los que los alimentos no les agravan los síntomas, también es cierto que hay alimentos que son perjudiciales si se consumen en exceso, como le sucede al resto de la población, como el café o el alcohol.

Además, cada persona tiene un nivel de tolerancia distinto a los alimentos: hay enfermos de CI que pueden comer un alimento sin sentir ningún tipo de molestia, pero el exceso les puede provocar una crisis. Otros ni siquiera son capaces de probar este alimento sin que los síntomas se acentúen y, por supuesto, algunos pueden comer de todo sin ningún tipo de problema. J.Kellogg Parsons, investigador en la Johns Hopkins University School of Medicine, en California (EEUU), ha observado que muchos enfermos reaccionan negativamente al potasio de los alimentos así como a los alimentos ácidos. Por ello, señala que si la orina fuera más alcalina tendrían menos ardor.

El alcohol, los tomates, las especias, el chocolate, las bebidas cítricas o con cafeína y los alimentos de alto contenido ácido incrementan la irritación de la vejiga
Los expertos recomiendan que si se ingiere un alimento problemático o se prueba una comida nueva y más tarde empiezan a sobrevenir los síntomas es de gran ayuda tomar una cucharadita de bicarbonato de sodio disuelta en un vaso de agua. Esto ayuda a alcalinizar la orina. Algunos pacientes toman bicarbonato de soda como medida preventiva antes de consumir alimentos problemáticos. Las personas que padecen problemas cardíacos, presión arterial alta u otras dolencias que puedan verse afectadas por el consumo de sal deben consultar al médico antes de tomar bicarbonato. Si no existe contraindicación médica, beber agua en abundancia en caso de empeoramiento ayuda a diluir la orina.

Desde The National Women´s Health Information Center aseguran que, aunque no existen evidencias científicas que vinculen la dieta con la CI, el alcohol, los tomates, las especias, el chocolate, las bebidas cítricas o con cafeína y los alimentos de alto contenido ácido incrementan la irritación y la inflamación de la vejiga. Otros pacientes refieren que sus síntomas empeoran con alimentos y bebidas que contienen edulcorantes artificiales. Los expertos sugieren que no hay que dejar de consumir los alimentos susceptibles de una sola vez, sino tratar de eliminar uno cada vez para observar si ayuda a aliviar los síntomas.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones