Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Demencia senil

El aumento de la esperanza de vida dispara los casos de Alzheimer y de otras enfermedades degenerativas del cerebro

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 4 abril de 2005

Diagnóstico y fases

Es complicado determinar cuántas personas padecen algún tipo de demencia. Aunque en el caso concreto del Alzheimer, se estima que, en España, actualmente, hay unos 850.000 enfermos. De hecho, la población española mayor de 65 años ha pasado de representar un 9% a un 16,8%, y, según Quiroga, de esos ancianos, en 2005, se calcula que los dependientes, en la mayoría de los casos por una demencia, serán 1.240.000 en estado leve; 365.000 en moderado y 794.000 en estado grave.

Diagnosticar la demencia de forma precoz es muy difícil, ya que los pequeños olvidos de las primeras fases se achacan a la edad. Además, conforme se hacen más importantes, los propios enfermos tienden a negar esa situación o a ocultarla. Por ello, los expertos recomiendan que, cuando un familiar o allegado detecte algún indicio, lleve al paciente al médico de familia o directamente a un geriatra, neurólogo o psiquiatra. La representante de la Fundación Alzheimer España asegura que para determinar la existencia de esta enfermedad, además de unas pruebas analíticas, hay unos “tests muy sencillos“. No obstante, el diagnóstico certero no se tendrá hasta que el paciente fallezca y se le practique la autopsia.

Pese a ello, la desinformación de la familia, que muchas veces atribuye los síntomas a la edad, y la insuficiente atención de los médicos, que con frecuencia infravaloran la pérdida de memoria del paciente, se conjugan para elevar hasta el 40% la cifra de enfermos de Alzheimer sin diagnosticar ni tratar. Los familiares son, sin embargo, los primeros en detectarlo (en el 76% de los casos, según un estudio). Precisamente, esta investigación reduce al 17% el porcentaje de quienes acuden a la consulta nada más darse cuenta del problema de memoria de su ser querido, mientras que el 22% espera más de un año. Según Quiroga, el tiempo medio desde que aparece hasta que se diagnostica es de dos años.

El enfermo de Alzheimer pasa por tres fases, según el grado de degeneración de su cerebro:

  • La etapa inicial. Dura de tres a cuatro años y en ella donde aparecen fallos de memoria inmediata, pérdida de palabras, nombres y objetos o trastornos de ánimo, que, en muchas ocasiones, podrían confundirse con ansiedad o depresión; no obstante, la persona puede llevar una vida prácticamente normal.
  • El estadio intermedio. Se alarga durante dos o tres años. En esta fase el enfermo pierde la memoria remota y aparece la apraxia (incapacidad total o parcial de realizar movimientos voluntarios), dificultad para desarrollar tareas complejas, desorientación, imposibilidad de reconocer a personas que antes le eran familiares y problemas en el lenguaje.
  • Fase terminal. Se caracteriza porque es incapaz de valerse por sí mismo, no conoce a sus allegados, sufre de incontinencia y no se relaciona.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones