Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Hepatitis C

Tatuaje y el Piercing, nuevos canales de transmisión de una enfermedad que afecta a 800.000 españoles

Dos de cada diez españoles son portadores del virus de la hepatitis C. De los 800.000 afectados una gran parte no ha tomado conciencia de la situación debido a que no presentan síntomas en la mayoría de los casos. Modas como el tatuaje y el piercing son una fuente de infección y crean un grupo de riesgo que elevará en un futuro no muy lejano el número de afectados por la hepatitis C.

Tratamiento

La hepatitis C se combate con un único tratamiento llamado interferón, antivírico que puede combinarse con una sustancia denominada ribavirina y se aplica en forma de inyección.

El objetivo es hacer desaparecer el virus y evitar así la progresión de la lesión hepática. Obtiene un éxito total en un 20% de los casos y en el resto se producen bajadas transitorias en el nivel de virus C, o no se obtiene ningún resultado positivo.

Se trata de un tratamiento que produce serios efectos secundarios como dolores musculares, fiebre o cuadros gripales y que requiere controles periódicos para valorar su eficacia.

Con el tiempo, la hepatitis C puede causar grandes daños al hígado de forma que la única solución pase por el transplante de otro hígado mediante cirugía. En España, el 60% de los transplantes que se realizan son de hígado, producidos en su mayoría por degeneraciones hepáticas que tienen su origen en el virus de la hepatitis C.

Según fuentes del Organismo Nacional del Trasplante, en 2001 se realizaron 1.165 transplantes hepáticos. El transplante de hígado es un procedimiento consolidado que sólo se ve frenado por una falta endémica de donantes.

Convivir con la hepatitis C

La Asociación de Enfermos de Hepatitis C (AEHC), con sede en Valencia, ha editado el libro “Aprender a vivir con la Hepatitis C,” donde se recogen una serie de recomendaciones para las personas que padezcan la enfermedad o tengan en su entorno cercano a alguien que la padece.

Entre los principales consejos a tener en cuenta figuran los siguientes:

  • El paciente no debe alterar de forma sustancial sus costumbres ni tipo de vida. Se trata de una enfermedad que aún siendo crónica, por lo general no presenta signos claros de su existencia, es muy lenta en su progresión y de difícil contagio excepto por vía sanguínea.

  • Seguir una dieta normal absteniéndose de beber alcohol, pues favorece la progresión de la lesión.

  • Se puede desarrollar la actividad física, laboral y deportiva habitual en la fase crónica de la enfermedad. Conviene comunicar su situación al personal sanitario si se va a efectuar una intervención quirúrgica de cualquier tipo.

  • Pueden tomarse la mayoría de fármacos sin restricciones, previa consulta con su médico. Los pacientes con cirrosis deben evitar el consumo de sedantes y antiinflamatorios.

  • El embarazo no supone un riesgo añadido para la mujer con hepatitis crónica tipo C.
    La transmisión madre-hijo es infrecuente pero puede darse antes y durante el parto.

  • Acudir a los controles que le indique su médico especialista.

  • No compartir útiles de aseo personal, ni otros objetos que puedan haberse contaminado con sangre (cepillo de dientes, hojas o maquinillas de afeitar, cortauñas, etc).

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones