Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Hipertensión

Los hipertensos no tratados tienen diez veces más riesgo de morir por infarto que un individuo con tensión normal

El estrés, la obesidad o el tabaco son algunos de los factores que favorecen la hipertensión, una enfermedad que afecta al 30% de la población adulta y que se caracteriza por la ausencia de síntomas y su carácter crónico. En la mayoría de los casos, los pacientes hipertensos descubren que lo son por casualidad, en reconocimientos médicos de empresa o similares, lo que conlleva que un tercio de los afectados esté aún sin diagnosticar y que un 80% no siga un tratamiento médico de control.

Factores de riesgo

Si bien la hipertensión es una enfermedad que carece de síntomas, existe una serie de factores que pueden derivar en dicha anomalía y originar serias complicaciones para la salud. La SEH, junto con el Ministerio de Sanidad y Consumo, reconoce que “el estricto control de los factores de riesgo puede reducir hasta un 34% las posibilidades de que aparezcan complicaciones coronarias, como angina de pecho, infarto de miocardio o muerte súbita”.

Una alimentación saludable, la práctica de ejercicio físico y el consumo moderado de alcohol y tabaco minimizan las posibilidades de padecer hipertensión. Pero, sobre todo, es necesario seguir “a rajatabla” el tratamiento farmacológico impuesto por el médico.
Estos son los principales factores de riesgo:

  • Colesterol: Combinado con un elevado índice de presión arterial, el colesterol favorece los ataques cardíacos. Una dieta equilibrada es clave para reducir la presión y el colesterol, que debe mantenerse por debajo de 200 miligramos por decilitro de sangre.

  • Diabetes: En esta enfermedad la hipertensión encuentra un buen aliado para los accidentes cardiovasculares y de riñón. En este caso, los pacientes deben extremar las precauciones porque la mayoría de los diabéticos (40-60 %) son hipertensos.


  • Tabaquismo: Los fumadores tienen hasta seis veces más probabilidades de sufrir una alteración cardiovascular. De hecho, el tabaco causa la mayoría de los infartos de adultos entre 25 y 40 años. Un riesgo que sólo admite una solución posible: abandonar el hábito de fumar de manera definitiva.

  • Menopausia: Durante este periodo, las mujeres dejan de producir estrógenos y la incidencia de la hipertensión aumenta de forma considerable hasta alcanzar al 40% de las mujeres mayores de 60 años. También se produce un aumento progresivo de la diabetes.

  • Obesidad: La obesidad lleva asociados el resto de factores de riesgo, lo que la convierte en el principal enemigo de los afectados.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones