Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Hongos y piscinas

Estos microorganismos encuentran en el verano las condiciones óptimas de calor y humedad para desarrollarse

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 11 julio de 2005

Algunas estimaciones apuntan que al menos dos millones de españoles tienen hongos en las uñas, muchos sin saberlo, ya sea en forma de ampollas, escamas, úlceras o zonas blanquecinas. Los hongos viven a expensas de un huésped y algunos pueden provocar infecciones en la piel: se trata de las micosis dérmicas. Estos seres sobreviven mal en las aguas cloradas pero se desarrollan con facilidad en zonas húmedas, cálidas y sombrías. En la mayoría de ocasiones basta con un tratamiento de limpieza para que el hongo desaparezca y ante picores, enrojecimiento o descamación entre los dedos, conviene acudir al médico.

Tipos de micosis

Los hongos que parasitan el cuerpo humano reciben el nombre de tiñas. Con este apelativo común, aunque con connotaciones peyorativas, se refieren los profesionales de la salud a las enfermedades micóticas originadas por dermatofitos, por hongos que aparecen en estructuras con queratina: la epidermis o capa más superficial de la piel, el pelo y las uñas.

Los médicos distinguen múltiples tiñas (capitis, barba, corporis, cruris -zona genital-, pedis, manum, ungueal-de las uñas-…). Las más frecuentes son las siguientes:

  • Tinea corporis. Su nombre engloba a casi todas las infecciones dermatofíticas (de hongos que colonizan los tejidos queratinizados) en el cuerpo, excepto las de las ingles, las palmas de las manos y los pies.
  • La conocida como «pie de atleta» es la micosis más común, y afecta al pie

    Tinea pedis también llamada «pie de atleta», por la profesión de las personas a las que más afecta, en clara alusión al calzado deportivo que utilizan. Es la más común. Afecta al pie y puede presentarse de diversas formas (ampollas, escamas, úlceras o zonas blanquecinas…) pero casi siempre se acompaña de enrojecimiento de la piel, grietas y picazón. En algunos pacientes puede aparecer también fuerte olor. Pero el «pie de atleta» puede englobar infecciones también por hongos no dermatofitos, como las cándidas (levaduras), y por bacterias.

  • Tinea ungueal y onicomicosis. En la mayoría de los casos no produce otro síntoma que la pérdida de trasparencia de las uñas, que pasan a ser de un color amarillento junto con zonas blancas. También aparece una especie de serrín blanco entre la uña y la piel, que, en ocasiones, puede llegar a despegarla. Si no se ataca la colonia de hongos se convierte en crónica. Algunas estimaciones apuntan que al menos dos millones de españoles tienen hongos en las uñas.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto