Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Juanetes

Los zapatos estrechos y los tacones altos provocan esta dolencia que afecta sobre todo a mujeres

El especialista

El podólogo es el especialista más indicado para tratar los problemas de los pies, aunque cualquier médico está capacitado para realizar las curas y aconsejar el calzado más específico para los pacientes. El principal problema al que se enfrentan los afectados de juanetes que precisan una operación es que la podología no se enmarca en la sanidad pública. Este hecho se debe, según Bonilla, a “la falta de medios”. Destaca, de todos modos, que el Servicio Cántabro de Salud (SCS) sí se ha comprometido a incorporar a lo largo de 2005 esta especialidad en su cartera de servicios de atención especializada, concretamente en Endocrinología, Ortopedia y Cirugía Vascular.

En este sentido, resalta la conveniencia de incluir a los podólogos en las unidades hospitalarias de ‘pie diabético’, donde se atiende a los enfermos de diabetes, puesto que para ellos esta parte del cuerpo es “una fuente de complicaciones”. Pese a esta necesidad, demandada por las propias asociaciones de diabéticos, este experto critica que “en el equipo médico multidisciplinar que trata a los diabéticos no se incluye al podólogo, por lo que, al final, las funciones que le corresponden las desarrollan otros profesionales, lo que, en definitiva, significa obviar una profesión”.

Además, por regla general la gente no está mentalizada sobre los desórdenes de salud que pueden acarrear los pies y se piensa que si no se tienen problemas no es necesario acudir al podólogo. En muchas ocasiones, las dolencias en otras partes del cuerpo se deben a problemas en los pies. Hay que destacar que estos trastornos afectan al 70% de la población del país, según un estudio de la Asociación Española de Medicina y Cirugía del Pie. Por ello, es preciso vigilar la aparición de cualquier anomalía como rozaduras, callos, etcétera, acudiendo al especialista al menos una vez al año.

Tal y como afirma Bonilla, “en la podología lo importante es la prevención; si los pies se cuidan desde que se es niño, es seguro que se evitarán muchos problemas futuros, no sólo en lo referido a los propios pies, sino también a otras partes del cuerpo como la columna”.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones