Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

La ambliopía u “ojo vago”

Un trastorno oftalmológico que puede corregirse completamente si se trata antes de que el niño termine de desarrollar el sistema visual

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 9 mayo de 2005

La ambliopía, más conocida como “ojo vago” o “perezoso”, es un trastorno oftalmológico que indica pérdida de visión en un ojo, provocada por la falta de uso durante la niñez. Generalmente, la ambliopía se produce porque el cerebro favorece el desarrollo de la visión de uno de los dos ojos con respecto al otro. A veces, esta disminución en la agudeza visual no está originada por ninguna alteración física visible y puede producirse en ambos ojos al mismo tiempo. El ojo vago deberá corregirse antes de que el niño o la niña que lo padece alcance los siete años, edad aproximada de maduración del sistema visual. Después, cualquier tratamiento se mostrará inefectivo.

Las causas

La ambliopía se divide en dos grupos según las causas que la provocan: orgánica y funcional. Este último tipo comprende a su vez la siguiente clasificación: ambliopía estrábica, ambliopía por deprivación y ambliopía refractaria (anisométrica).

  • La ambliopía orgánica se caracteriza por una mala visión en uno o en ambos ojos que no se puede corregir ni con gafas ni con parches porque se debe a alteraciones anatómicas, como cataratas, enfermedades heredodegenerativas o desprendimientos de retina.
  • El nistagmo es otra causa de “ojo vago” dentro de esta categoría, trastorno que impide al paciente enfocar correctamente ante el continuo e involuntario temblor de ojos. La mayor parte de las ambliopías orgánicas son irreversibles, pero si se trata directamente el problema que las causó es posible conseguir una mejora en la visión.
  • Por el contrario, la ambliopía funcional nunca presenta lesiones visibles, por lo que la gravedad del problema dependerá de factores como la edad a la que se inicia un tratamiento eficaz o el grado de distorsión con el que el paciente percibe las imágenes. Este tipo de ambliopía se denomina funcional porque la visión es recuperable incluso en su totalidad si se aplican los tratamientos adecuados.

    Una de las principales formas de ambliopía es la estrábica, que se produce cuando un paciente deja de utilizar el ojo desviado, que queda vago, para evitar la visión doble que posee. Si bien esta es la enfermedad ocular que mayor número de casos de pérdida de visión provoca entre los jóvenes, también es la que mejor responde al tratamiento.

  • La ambliopía por deprivación, también llamada por desuso, se presenta cuando el ojo sufre alguna enfermedad que impide su desarrollo visual. El glaucoma y las cataratas son los problemas más frecuentes.
  • Otra causa común de “ojo vago” se da cuando la hipermetropía (mala visión de cerca), la miopía (mala visión de lejos) o el astigmatismo (visión desenfocada) borran la imagen de la retina en uno o ambos ojos. Una diferencia de graduación importante entre un ojo y otro puede retrasar el desarrollo de la capacidad visual del ojo con mayor defecto; es la ambliopía refractaria o anisométrica.

Es importante conocer en cuál de estas categorías encaja cada persona amblíope para poder aplicar el tratamiento adecuado dirigido a corregir este trastorno oftalmológico.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones