Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Obesidad infantil

Aumenta de forma alarmante en los países occidentales en los últimos 15 años

Factores que influyen en la obesidad infantil

Además de todas las causas señaladas hasta ahora, existen otros factores sociales, ambientales, genéticos o metabólicos que pueden influir en el aumento de la obesidad infantil. La Psicóloga Clínica del Centro de Salud Mental de Tudela, Natalia Landa, apunta algunos aspectos sociales: “la incorporación de la mujer al mundo laboral ha influido bastante en este problema. Las madres tienen menos tiempo para hacer la comida en casa y a veces eso provoca que sustituyan el bocadillo por un bollo. Esta ausencia de la madre también hace que los niños vean más la televisión. No se trata de culpar a nadie, pero es obvio que se está produciendo un cambio en la vida familiar, y las parejas deben adaptarse a él”.

Esta psicóloga también se muestra crítica con el actual modelo de educación de los padres, que perjudica a los más pequeños la hora de adquirir buenos hábitos de alimentación. “Las familias son ahora mucho más permisivas con los hijos. De la misma forma que los padres dejan al hijo hacer lo que quiere, en muchas ocasiones para no discutir, también le dejan comer lo que le apetece para evitar un enfrentamiento”, asegura.

En algunos casos de obesidad infantil se pueden detectar factores genéticos. Oiarzabal asegura que el componente genético puede influir de manera determinante porque existen familias que tienen tendencia a engordar, aunque en general lo genético se suele asociar también a los hábitos alimentarios. Por lo tanto, en familias donde hay varios obesos el motivo suele ser una mala alimentación. Por otro lado, excepcionalmente pueden existir factores metabólicos, aunque no es lo habitual. “Hay enfermedades más o menos graves que necesitan estudio y tratamientos específicos, como el hipotiroidismo, que pueden provocar obesidad”, comenta la pediatra Asunta Arazuri.

Los medios de comunicación ejercen una gran influencia en los niños, hecho que afecta en gran medida a los malos hábitos de alimentación. La psicóloga Natalia Landa asegura que los niños son víctimas de la publicidad. “Son muy influenciables y los publicistas lo saben. Por eso gran parte de los anuncios se dirigen a ellos porque si el niño quiere algo conseguirá arrastrar a toda la familia”, explica.

Aunque los padres cometen en ocasiones errores en la alimentación de sus hijos, la presidenta de la Sociedad Vasco Navarra de Pediatría, Mirentxu Oiarzabal, reconoce que es difícil evitar la influencia de las campañas de marketing de muchos productos. Explica que determinados alimentos muy poco recomendables desde el punto de vista nutricional se presentan de forma muy atractiva para los niños, y para los padres resulta sencillo ofertar como premio algo que es muy agradable, como chucherías o bollos, en lugar de premiarles con otras cosas.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones