Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Poluciones nocturnas

Una reacción fisiológica natural que los chicos suelen experimentar a partir de los doce años y que no debe preocupar

Edad de inicio

La mayoría de los jóvenes comienza a tener poluciones nocturnas a partir de los 12 ó 13 años, aunque la edad puede variar y en algunos casos adelantarse incluso a los 9 años. Este fenómeno coincide siempre con la pubertad, tal y como señala la psicóloga y sexóloga Ana Ramírez de Ocáriz, del Centro Sexológico Emaize. “Las primeras eyaculaciones junto con otros desarrollos de los caracteres sexuales secundarios marcan el inicio de la pubertad. La adolescencia hace referencia a los cambios emocionales y psicológicos”, añade.

Aunque es en esta etapa de la vida cuando se dan con mayor frecuencia e intensidad, el urólogo Roberto Gil señala que pueden experimentarse a lo largo de toda la vida. “Van desapareciendo con la edad porque hay un menor número de erecciones y porque son menos intensas. Además, la contracción no es tan fuerte”. La palabra polución casi siempre hace referencia a lo que ocurre durante el sueño, sin embargo, también puede haber pérdidas seminales durante el día.

Las poluciones nocturnas no deben ser nunca motivo de preocupación porque son una reacción natural del organismo cuya finalidad es liberarse del exceso de semen. El doctor Gil asegura que no siempre van asociadas a una falta de actividad sexual. “Está más relacionado con lo onírico, ya que puede haber más ensoñaciones debido a la ausencia de relaciones sexuales, lo que provoca al mismo tiempo que las vesículas seminales estén más llenas porque no se vacían”.

Los sueños eróticos son muy habituales durante la adolescencia, debido sobre todo a la gran cantidad de hormonas sexuales que segrega el organismo en esa etapa de la vida. Sin embargo, muchas veces los jóvenes confunden o malinterpretan la verdadera causa de las poluciones porque creen que siempre se deben a sueños eróticos, cuando en la mayoría de los casos se trata de algo fisiológico.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones