Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

¿Rinitis alérgica o resfriado?

Aunque los síntomas son casi idénticos, la fiebre ayuda a identificar si la causa es alérgica o se trata de un proceso infeccioso

  • Autor: Por

  • Fecha de publicación: domingo 22 marzo de 2009
Img alergia Imagen: Josh McGinn

Congestión nasal, moqueo líquido, estornudos frecuentes, picor nasal y, con frecuencia, picor de garganta, oídos, paladar y ojos. ¿A quién no le suenan estos síntomas? Son los típicos y molestos síntomas del resfriado, pero también lo pueden ser de la rinitis alérgica. ¿Cómo diferenciarlos? Hacerlo no es una cuestión sencilla, aunque existen algunas pistas que pueden ayudar a las personas afectadas a saber cuál de los dos problemas de salud padecen.

Tratamiento de la rinitis y el resfriado

/imgs/2008/12/vacunas1.jpg

El tratamiento de la rinitis alérgica se basa en tres pilares fundamentales. El primero de ellos es evitar aquello a lo que se tiene alergia; el segundo es el tratamiento de los síntomas, que consiste en aplicar antihistamínicos, sprays o gotas nasales, colirios e inhaladores en caso de que también existiera asma; y el tercero, es la inmunoterapia, el único que consigue curar la enfermedad, que consiste en administrar vacunas terapéuticas que contienen el alérgeno que provoca la rinitis y que, a medida que se aplican, van inmunizando a la persona afectada.

Aunque se trata de un tratamiento a largo plazo, en el primer año, en la mayoría de los casos, el paciente ya nota cierta mejoría y puede empezar a disminuir la medicación para los síntomas. Este tratamiento, además, persiste durante años después de haber finalizado.

En España, el 7% de la población tiene síntomas de asma y el 22%, síntomas de rinitis alérgica

Por el contrario, el resfriado común se trata con antitérmicos y fármacos para evitar las molestias, y en pocos días el malestar desaparece. Sólo si se produce una sobreinfección -infección de las vías respiratorias- se trata con antibióticos, explica Antón Gironés. Se trata, por lo tanto, de un tratamiento radicalmente distinto al de la rinitis alérgica.

Asma, el precio de no cuidar la rinitis

El precio de confundir una rinitis alérgica con un resfriado puede ser alto, ya que se puede complicar y convertir en asma, que resulta más difícil de tratar y es más molesta para los pacientes. De hecho, los primeros síntomas del asma son los de la rinitis alérgica. En realidad, lo que ocurre es que el asma y la rinitis alérgica son un binomio. Así lo ha demostrado el estudio Oneair, realizado por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEIAC) en 600 pacientes para evaluar la coexistencia del asma y la rinitis alérgica en la consulta, y que ha comprobado que 9 de cada 10 personas asmáticas también padecen rinitis alérgica.

Además, la población con rinitis alérgica tiene más probabilidades de desarrollar asma. Según este estudio, la rinitis alérgica es más frecuente en las regiones urbanas (73%), y mucho menor en las áreas rurales (26%), así como más común en las zonas húmedas y costeras. Y, según este mismo estudio, en España, el 7% de la población tiene síntomas de asma y el 22%, síntomas de rinitis alérgica.

Debido al infradiagnóstico de la rinitis alérgica y al hecho de que puede complicarse y convertirse en asma, ante la menor duda, la persona afectada debe acudir a la consulta del alergólogo y someterse a las pruebas de alergia para recibir un diagnóstico preciso, destaca Antón Gironés.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones