Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Soluciones a la lipodistrofia

Esta distribución anormal de la grasa corporal es un problema que va más allá de la cuestión estética

  • Autor: Por

  • Fecha de publicación: domingo 14 diciembre de 2008

La lipodistrofia se asocia a enfermedades como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o a circunstancias tales como trabajar en un «edificio enfermo». A pesar de que todavía se desconoce cómo se puede prevenir, empiezan a conocerse factores que predisponen a sufrirla y que, en parte, ayudan a predecir si una persona tiene más probabilidades de desarrollarla que otra. Además, a menudo, también se traduce en niveles altos de grasa en sangre (triglicéridos y el colesterol) o bien en niveles altos de glucosa en sangre. No obstante, en los últimos años han aparecido avances que permiten contrarrestar esta alteración en el reparto de la grasa del cuerpo.

Tratamientos para la lipodistrofia

Imagen: Lexie

El aspecto de las personas con lipodistrofia se puede mejorar cambiando la terapia antirretroviral o suspendiéndola, siempre con una planificación y control médicos. Un ejemplo de este tipo es la sustitución de la zidovudina (AZT) -si es que su administración se asocia a lipodistrofia- por abacavir (ABC), para intentar frenar su progresión. En el caso de lipohipertrofia, la acumulación excesiva de grasa, existen dos tratamientos posibles. Uno de ellos es la liposucción, una cirugía en la que se extrae la grasa con una tecnología que funciona a modo de aspiradora.

Algunas personas con «joroba de búfalo» se han sometido a esta técnica para eliminarla y, de igual modo, algunos hombres y mujeres con un agrandamiento de senos han recurrido a la cirugía para reducirlos. Esta técnica presenta distintos grados de éxito, ya que ha habido casos en que la acumulación de grasa en la zona dorsocervical se ha reproducido. Otra posibilidad para eliminarla es recurrir al tratamiento de la hormona de crecimiento humano (HGH, en sus siglas inglesas). Referentes a esta opción terapéutica, «algunos informes de un médico de Nueva York aseguran que el tratamiento con HGH reduce la joroba y la obesidad central», aunque faltan otros estudios que confirmen estos resultados, destaca Morén.

Eliminar la lipoatrofia facial

En la lipoatrofia facial, el tratamiento quirúrgico con grasa del propio paciente está dando buenos resultados
En cuanto a la lipoatrofia facial, o pérdida acusada de grasa en el rostro, existen dos opciones terapéuticas posibles. Cataluña, desde el Programa a la Prevención y Asistencia del Sida, del Departamento de Salud catalán, ha sido una comunidad autónoma pionera en ofrecer dos tratamientos quirúrgicos: uno con material sintético, cuando los pacientes no disponen de tejido adiposo suficiente, y otro con grasa antóloga (del propio paciente), que permite realizar un tratamiento más conservador con los pacientes que no se hallan en una situación tan extrema.

Los implantes sintéticos deben ser no carcinogénicos, no teratogénicos, no migratorios y de características similares al tejido implantado. Y, pese a todas estas precauciones, pueden dar complicaciones como úlceras, si el tejido expulsa el cuerpo extraño, o infecciones. En cambio, los rellenos de tejido adiposo, en general, tienen menos inconvenientes. En este caso, se inyecta tejido graso con una cánula lo menos invasiva posible, apunta Morén.

En Cataluña, desde el último trimestre de 2007, se han efectuado 20 tratamientos con injerto de grasa de la lipoatrofia facial y 64 tratamientos con material sintético en los dos centros de referencia que los aplican: el Hospital Clínic, de Barcelona, y el Hospital Germans Trias i Pujol, de Badalona (Barcelona).

INCÓGNITAS E INVESTIGACIÓN

Imagen: NOAA Magazine

El momento de la aparición de la lipodistrofia en las personas que la padecen es variable. De hecho, no se ha llegado a ninguna conclusión sobre ello, probablemente porque «cada persona tiene factores genéticos distintos que la hacen responder de forma distinta al tratamiento antirretroviral, recibe una combinación de antirretrovirales distinta, tiene una edad distinta y un tiempo de tratamiento distinto», afirma Constanza Morén.

Esto significa que puede haber personas que tarden años en desarrollar la lipodistrofia, aunque también se ha dado algún caso que ha presentado los primeros síntomas de lipoatrofia facial después de estar un año de exposición a tratamiento con zidovudina (AZT), aclara esta investigadora.

Hoy por hoy, se desconoce cómo se puede prevenir la lipodistrofia, aunque empiezan a conocerse factores que predisponen a ella y que, en parte, ayudan a predecir si una persona tiene más cifras de desarrollarla que otra. Así, cuanto más tiempo se esté en tratamiento y si se recibe un régimen terapéutico que contenga IPs o ITIANs, mayor será el riesgo. De la misma manera, las personas de mayor edad al comenzar el tratamiento tienen más riesgo de desarrollar lipodistrofia en comparación con otras que son más jóvenes al iniciarlo.

Por este motivo, son muchos los aspectos que se investigan sobre la lipodistrofia: prevalencia, factores genéticos que pueden aumentar o disminuir el riesgo de padecerla, posibles cambios en el tratamiento, qué efecto tendría reducir las dosis de los fármacos o realizar sustituciones de fármacos más o menos agresivos, así como determinar qué parte de responsabilidad tienen en su aparición el tratamiento antirretroviral, por un lado, y el propio VIH, por otro.

Sobre este último punto, este año 2008 se ha publicado un trabajo en «Antirretroviral Therapy» del equipo de investigadores coordinados por GA. McComsey, donde se ha llegado a la conclusión de que las alteraciones del ARN y el ADN mitocondrial que se observan en la lipoatrofia por VIH están relacionadas con la terapia antirretroviral y no con la infección por VIH. No obstante, esta línea de investigación sigue abierta.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto