Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Sanidad cierra una clínica ilegal de cirugía estética tras morir una paciente que se sometió a una liposucción

Villalobos anuncia que habrá una regulación legal de la medicina privada para evitar que se produzcan este tipo de casos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 29 enero de 2002
img_cirugia
La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid precintó ayer la clínica de cirugía estética Icema, donde el pasado viernes falleció una paciente de 36 años que había acudido a someterse a tratamiento, tras constatar que funcionaba de modo clandestino, al tiempo que la ministra Celia Villalobos anunció una regulación de la medicina privada.

La jefa del Servicio de Evaluación y Acreditación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, Pilar Calvo, confirmó que la clínica Icema no figura en el Registro de Centros Sanitarios Autorizados, en el que están inscritos unas 5.000 entidades del sector de la Comunidad de Madrid. Igualmente, fuentes del ayuntamiento de la capital confirmaron que la mencionada clínica de estética, situada en el número 59 de la calle de Maldonado, también carecía de licencia municipal para ejercer dicha actividad y, por tanto, la Junta Municipal de Salamanca, a la que pertenece el centro, ignoraba las intervenciones que en ella se practicaban. En la Junta de Salamanca, reiteraron las mismas fuentes, no consta que Icema solicitara la oportuna licencia para ejercer actividades de cirugía estética, ni tampoco existen denuncias de vecinos de la finca o de personas que hayan sido atendidas en el centro.

Entretanto, la portavoz de la clínica, Carmen Ranera, explicó que, pese a lo que afirma la Comunidad, cuentan con los permisos oportunos, "se han solicitado y así se acreditarán cuando corresponda", aunque evitó dar detalles sobre dónde y cuándo se pidieron.

Un tratamiento "no agresivo"

Respecto a las circunstancias en las que se produjo la muerte de Débora Catalán, de 36 años, Ranera manifestó que el óbito se produjo antes de la intervención programada, que era "un tratamiento de mesoterapia (tratamiento de las enfermedades mediante múltiples inyecciones intradérmicas de pequeñas dosis de distintos medicamentos practicadas en la región afectada) no agresivo" y negó que se tratara de una liposucción.

Por su parte, la familia de la fallecida ha asegurado desconocer las causas que provocaron su muerte porque no han tenido acceso a los resultados de la autopsia ni a la investigación que se sigue en torno al caso. Una hermana de la fallecida admitió que la mujer recibía algún tratamiento estético "de los que se hacen simplemente por belleza, para estar bien".

Por su parte, la ministra de Sanidad, Celia Villalobos, anunció que habrá una regulación legal de la medicina privada porque "no se puede consentir que una mujer muera por una liposucción en un país moderno y del siglo XXI como España".

Esta regulación, dijo, se hará "posiblemente" en la Ley de Coordinación que prepara el Ministerio de Sanidad y de la que avanzó que busca todo el consenso posible, pero sin "renunciar a las competencias de su ministerio".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones