Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Sanidad edita una guía con consejos sobre el uso de medicamentos en casos de olas de calor

Los fármacos, utilizados correctamente, no son desencadenantes de problemas de salud asociados al exceso de calor

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 9 julio de 2005
Las altas temperaturas que sacuden estos días la Península Ibérica han llevado al Ministerio de Sanidad y Consumo ha editar una guía con recomendaciones sobre el uso de los medicamentos durante olas de calor, dirigida a los profesionales farmacéuticos y que ha elaborado la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Este manual, que ha sido remitido a las comunidades para su difusión, indica que los fármacos, cuando son utilizados correctamente, no son desencadenantes de problemas de salud asociados al exceso de calor, aunque los mecanismos de acción de algunos de ellos pueden actuar sobre la adaptación del organismo a estos cambios térmicos tan bruscos.

Los principales efectos negativos sobre las personas de las altas temperaturas son el síndrome de agotamiento-deshidratación, que es consecuencia de la pérdida de agua y sodio a través del sudor; y el golpe de calor, que los ancianos son más susceptibles de padecer. Este trastorno se produce por un fallo agudo de la termorregulación corporal y se considera una urgencia médica extrema.

Algunos fármacos pueden agravar el síndrome de agotamiento-deshidratación y el golpe de calor. Éste es el caso de los diuréticos, puesto que facilitan la pérdida de líquidos; los medicamentos indicados para la hipertensión y la insuficiencia cardiaca, que alteran el funcionamiento del riñón, y los antidiabéticos orales y las sales de litio para problemas psiquiátricos, que incrementan su efecto al reducirse su eliminación por causa de la deshidratación.

Por otro lado, los neurolépticos (para la psicosis y trastornos psiquiátricos) y los antidepresivos pueden inducir un aumento de la temperatura corporal al actuar sobre el sistema nervioso central.

Por último, algunos fármacos agravan indirectamente los efectos del calor por disminuir la capacidad de reacción ante situaciones problemáticas. En este grupo están incluidos los indicados para dormir, para la ansiedad y los que bajan la tensión arterial (hipotensores).

El Ministerio de Sanidad advierte a los ciudadanos de que ante cualquier duda sobre sus tratamientos deben consultar a su médico para que, en caso de que sea necesario, adapte su terapia habitual a las posibles interacciones climáticas.

Etiquetas:

calor fármacos ola

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones