Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Sanidad recomienda evitar los riesgos para prevenir lesiones graves en medios acuáticos

Cada año fallecen por ahogamiento en la región Europea más de 5.000 menores de 19 años

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 17 junio de 2011
En 2009, al menos 214 personas tuvieron que ser ingresadas en un hospital a consecuencia de un ahogamiento o casi ahogamiento, de ellas, el 35% (75) eran menores de 14 años. Las cifras proceden del Ministerio de Sanidad y Política Social, que ha publicado una guía-cómic en la que recomienda evitar los riesgos para prevenir lesiones graves en medios acuáticos con motivo de la llegada del período estival.

Sanidad también ha organizado una jornada en la piscina Mundial El Carrascal (Madrid), que ha contado con la colaboración de Cruz Roja y el Ayuntamiento de Leganés, en la que se realizaron talleres para enseñar a los más pequeños a evitar los riesgos en medios acuáticos.

Cada año fallecen por ahogamiento en la región Europea más de 5.000 menores de 19 años. Los casi ahogamientos son también un grave problema, ya que algunas de las personas que sobreviven a un ahogamiento padecen un daño cerebral permanente. Además, el departamento dirigido por Leire Pajín recordó que los traumatismos craneoencefálicos pueden tener graves repercusiones tanto para el afectado, como para su familia y la sociedad. Además, si son graves, pueden ocasionar una discapacidad residual en el 50% de los casos.

Entre las medidas preventivas para evitar las lesiones por zambullidas, se aconseja que los jóvenes que no se lancen en zonas desconocidas, con poca profundidad o desde una altura elevada o donde pueda haber obstáculos como piedras, ramas o exceso de bañistas. También se recomienda comprobar de manera cuidadosa la profundidad del agua, evitar bucear en aguas turbias donde pueden no ser visibles otros nadadores y objetos.

Es mejor introducirse en el agua lentamente o tirarse de pie varias veces antes de hacerlo de cabeza. En ese caso, hay que recordar que los brazos deben situarse en prolongación del cuerpo para proteger el cuello y la cabeza. Y sobre todo hay que comprobar que la profundidad mínima sea de un metro y medio.

Si se registra un accidente, y ante la necesidad de traslado, hay que inmovilizar el cuello del herido, evitar mover la columna y avisar a un profesional para que acompañe al accidentado. Se aconseja evitar los vehículos utilitarios particulares.

En nuestro país se producen entre 800 y 1.000 lesiones medulares (LM) cada año, el 50% de los casos fueron por tráfico, pero entre el 4% y 11% se produjeron por actividades deportivas u ocio. En años anteriores, el 5% del total de atendidos por lesiones medulares lo fueron por zambullidas, indicó Sanidad.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones