Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Sanidad y las comunidades reforzarán la vigilancia ante una posible pandemia de gripe

Más de seis millones de españoles se vacunarán contra la enfermedad a partir del 1 de octubre

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 10 septiembre de 2003
El próximo día 1 de octubre comienza en España la campaña de vacunación contra la gripe a través de la red pública de centros de salud, mutuas y gabinetes médicos de empresa, aunque en algunas comunidades autónomas podría variar la fecha mínimamente. La campaña se extenderá hasta el 30 de noviembre.

Frente a los 5 millones de personas que vienen vacunándose anualmente, bien por iniciativa propia o por prescripción, este año se espera a unos 6 millones. Este hecho es debido a que tanto el Ministerio de Sanidad como las comunidades, recomendarán a los mayores de 60 años la inoculación de la vacuna al constituir el principal grupo de riesgo. Hasta hace un año sólo se aconsejaba administrarla a partir de los 65 años.

Los servicios públicos y los sanitarios serán dos de los grupos en los que más va a incidir esta campaña de vacunación, hasta lograr lo que se denomina "inmunidad en anillo". Este anillo garantizaría en el caso de una pandemia o bien de una afección elevada del virus, el correcto funcionamiento de toda la red sanitaria y los servicios públicos vinculados a ella. Y éste es uno de los mecanismos que el Ministerio de Sanidad quiere asegurar para seguir así los consejos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha pedido a todos los países mayor vigilancia internacional de la gripe y más planificación para responder ante posibles pandemias.

Sanidad trabaja sobre la hipótesis de que la incidencia de la gripe este año será similar o inferior a la del pasado año. Sin embargo, esta situación podría cambiar radicalmente si se detectase en los sistemas de alerta de la OMS la aparición de una cuarta cepa del virus, procedente posiblemente de la llamada "gripe aviar". Esta posibilidad la contempla la OMS, que considera que se producirá a corto plazo y sobre la que todavía no existe vacuna.

Para afrontar este riesgo, el Gobierno español ha constituido un comité nacional para intensificar la prevención, el control y el seguimiento de la evolución epidemiológica del virus de la gripe. Este organismo sería, en el extremo de que llegase a confirmarse la mutación del virus, el que coordinaría todos los trabajos de organización del sistema sanitario y de la producción de vacunas, entre otras cuestiones.

Igual composición

La vacuna para la campaña 2003/2004 tiene la misma composición que la del pasado año y se compone de dos subtipos de la cepa A, como son la New Caledonia H1N1 y la Moscú H3N2 y una variante de la cepa B, la Hong Kong/330/2001. Su eficacia varía entre el 65 y el 85% y es activa a las dos semanas de ser inoculada, aunque sólo sirve para una temporada.

El pasado año casi 4 millones de personas se vacunaron contra la gripe en la red sanitaria pública. En los últimos años se ha producido un significativo aumento en la vacunación de las personas mayores de 65 años, alcanzándose una protección media de aproximadamente el 60% de las personas mayores de dicha edad. Sin embargo, las desigualdades son notables ya que, por ejemplo, Cataluña alcanza niveles próximos al 80%, mientras Madrid no supera el 55%.

Un estudio realizado por la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III de Madrid refleja la escasa preocupación de la población española por vacunarse. Así, indica que en el año 2000 sólo un 51,3% de las personas mayores de 65 años recibió la inmunización contra la gripe, a pesar de pertenecer a un grupo de riesgo. En estas personas la efectividad se reduce a entre un 30 y un 40%, aunque evita tanto la mitad de las hospitalizaciones como las de las muertes.

El estudio refleja que las reticencias a vacunarse se deben a la falta de confianza en la inmunización, no creer que la gripe es una enfermedad grave, el miedo a los efectos secundarios y el desconocimiento de la existencia de las campañas. El informe también destaca el hecho de que sólo un 18% de los inmunizados lo hace por iniciativa propia.

Según el Centro Nacional de Epidemiología, el nivel de intensidad de la actividad gripal registrado la pasada temporada fue "bajo-moderado". Los datos virológicos confirman que la mayor incidencia fue en la semana del 18 de enero, con una tasa de 139 afectados por cada 100.000 habitantes, así como en la semana del 8 de diciembre de 2002 y en la primera quincena de 2003. En la última campaña afectó principalmente a niños de entre 5 y 14 años.

Etiquetas:

gripe pandemia vacuna

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones