Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Psicología y salud mental

Síndrome de Diógenes

La base de este trastorno se halla en un desorden psiquiátrico

A pesar de que parece relativamente nuevo, el Síndrome de Diógenes es un viejo conocido de los psiquiatras. La observación de casos sucesivos en personas mayores con comportamientos huraños que vivían recluidos en sus propios hogares y rehuían cualquier contacto con otras personas fue lo que motivó, en la década de los 60, la aparición de artículos e investigaciones en las que se detallaba un extraño patrón de conducta. Un perfil caracterizado por personas mayores de 65 años que acumulan gran cantidad de objetos inservibles y basura en sus casas y que se transforman en seres huraños y aislados de la sociedad. Este trastorno, que esconde importantes alteraciones psiquiátricas, afecta a 1,7 pacientes por cada 1.000 ingresos hospitalarios. No obstante, los especialistas creen que su aumento es previsible no sólo por el envejecimiento de la población, sino por sus condiciones socio-sanitarias.

Cada vez más ancianos solos

Las condiciones demográficas (el envejecimiento de la población) y la situación socio-sanitaria de los mayores en España hacen pensar en un previsible aumento de este síndrome. “Las condiciones demográficas y la situación socio-sanitaria de los mayores en España hacen pensar en un previsible aumento de este síndromeHay cada vez más ancianos que viven solos. Antes los hijos se hacían responsables de sus padres, pero el patrón sociológico ha variado y a eso se suma la precariedad sanitaria de algunas de estas personas. Además, el factor soledad influye. Cuando hay otra persona se produce un limitante, hay una confrontación, pero cuando se está solo no”, comenta Enrique García Bernardo, Jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Gregorio Marañón.

En España, dice el informe 2004 del Ministerio de Trabajo, “las personas de edad ya representan el 17% de toda la población, y ese porcentaje y sus cifras absolutas no van a dejar de crecer en las próximas décadas”. Asistimos a un “envejecimiento del envejecimiento”, una apreciación que justifican los datos: los octogenarios son el colectivo que más crece en la última década, mientras que los jóvenes de hasta 20 años son el grupo que más población pierde. Entre 1991 y 2003 se ha incrementado hasta en un 50% el número de personas de 80 y más años, cuando el total de la población sólo ha subido un 9,9%, incluida la población inmigrante. Pero lo más llamativo es que la proporción de personas mayores que viven en soledad es del 19,5%, una de cada cuatro, con datos del censo de población de 2001. De esa cantidad el 25,9% son mujeres y el 10,8%, varones.

A esas circunstancias se suman las dificultades de estos pacientes por la falta de atención geriátrica, según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Un estudio de esta organización señala que sólo el 32% de los hospitales españoles presentan cobertura geriátrica y el resto, el 68%, no tiene ninguna unidad especializada. “Para una correcta atención a esta patología es necesario no sólo aumentar y mejorar las coberturas sociales, sino asegurar una correcta atención geriátrica. En Andalucía, donde están aumentando los casos de Síndrome de Diógenes, apenas existen uno o dos hospitales con geriatría”, señala Gómez Pavón.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones