Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Técnicos de Sanidad ponen en evidencia la calidad del sistema de vigilancia del ministerio

Han detectado fallos en los sistemas de control de fármacos y de brotes epidemiológicos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 15 abril de 2002
La calidad del sistema de vigilancia de la sanidad española es claramente mejorable, según técnicos del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. Tres equipos de investigación formados por representantes de las administraciones sanitarias han analizado la red de vigilancia de fármacos, de productos sanitarios y de brotes epidemiológicos, y han detectado algunos fallos. Entre ellos, destacan la falta de fondos, la formación del personal, la comunicación entre profesionales y autoridades y el tiempo que se tarda en responder a las alertas.

Este informe se encargó el pasado 25 de septiembre, tras las alertas provocadas por los dializadores defectuosos de Baxter, la epidemia de legionella de Murcia y la retirada de los medicamentos contra el colesterol compuestos por cerivastatina (Lipobay). El Consejo Interterritorial de Salud -el organismo que agrupa a los responsables sanitarios de las administraciones central y autonómicas- estudiará hoy el documento.

Con respecto a las alertas de medicamentos, el informe señala que en sólo seis de las 17 comunidades autónomas españolas se han establecido normas y ubicación para sus centros de farmacovigilancia.

En cuanto a los recursos, apunta la falta de personal y presupuesto en todas y cada una de las áreas investigadas. Así, por ejemplo, sólo 24 médicos trabajan en farmacovigilancia, y la red cuenta con 170 epidemiólogos, muchos de ellos a tiempo parcial.

En lo que se refiere a la información de las alertas y a las modificaciones en las indicaciones de uso de los medicamentos a las autoridades, los expertos señalan que se realizan por fax, cuando sería más eficaz, en su opinión, crear una red informática para profesionales (intranet). No obstante reconocen que este sistema tiene el inconveniente de que no todos los profesionales tienen un ordenador disponible.

Asimismo, sugieren la creación de una comisión que estudie cómo se informa a los ciudadanos de las alertas, de manera que puedan velar por su salud sin alarmas injustificadas.

Notificaciones y descoordinación

Otro aspecto que destacan los técnicos, es la falta de notificaciones de todas las reacciones adversas de los medicamentos. Incluso han detectado que muchos profesionales no saben que es su obligación informar, ni cómo hacerlo. Ponen como ejemplo el caso de los brotes epidémicos, los especialistas intentan asegurarse tanto que tardan más de lo debido en notificarlos, señalan.

También revelan la falta de datos agregados que permitan identificar antes los riesgos de un medicamento o de un producto sanitario. En este sentido, opinan que esta situación se podría mejorar con las herramientas informáticas disponibles hoy en día, como la creación de bases de datos y un uso mejor de las ya existentes. Por último, hacen hincapié en la falta de respuesta cuando se detecta un problema con un producto. El informe destaca que a veces los profesionales que usan estos productos no colaboran con las autoridades, quizá por miedo a que se les atribuya el problema.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones