Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Psicología y salud mental

Transexualidad

El cambio de género es un proceso largo y complejo que debe ser controlado por profesionales para evitar riesgos físicos y psicológicos

Cerca de sesenta personas demandan cada año en España un cambio de sexo, según un estudio realizado por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. Pero se estima que puede ser mucho mayor la cifra de quienes encierran un alma femenina en el cuerpo de un hombre, o viceversa, una de las mayores fuentes de sufrimiento. El desajuste entre el sexo anatómico y la conciencia del sujeto de ser hombre o mujer es una alteración de la identidad sexual que, en función de los datos de un estudio realizado por la cátedra de Transexualidad de Holanda, se cree que afecta a uno de cada 30.000 hombres y una de cada 100.000 mujeres; un desajuste que requiere un laborioso tratamiento, tenga o no como meta una intervención quirúrgica para cambiar de género. En el proceso, más llevadero desde que el pasado 30 de junio el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de Ley de Identidad de Género, deben intervenir profesionales de diversos campos de la Medicina (endocrinólogos, psiquiatras y cirujanos plásticos) que asesoren al transexual.

El proceso de cambio

/imgs/2006/10/angustia1.jpg
Quienes padecen el llamado Trastorno de Identidad de Género son conscientes de la disociación entre su cuerpo y sus sentimientos desde la infancia, alrededor de los cinco años, según explica la psiquiatra Bravo. Desde entonces, se suceden los problemas de adaptación, la sensación de rechazo y, sobre todo, acumulan grandes dosis de sufrimiento, como señalan desde la Unidad de Trastornos de Identidad de Género de Asturias. Todo ello puede llegar a su fin cuando consiguen aunar cuerpo y alma, su aspecto físico con su verdadera identidad sexual, lo que consiguen en última instancia gracias a las intervenciones de cambio de sexo, que en España se realizan gratuitamente desde marzo de 2000 en el hospital Carlos Haya de Málaga.

El centro tiene previsto duplicar los quirófanos que destina mensualmente a operar a pacientes transexuales en 2007, pasando de cuatro a ocho, debido al elevado número de pacientes. Una de las razones para este incremento es que, aunque existen unidades de Trastorno de Identidad de Género en comunidades autónomas como Extremadura o Asturias (que financian la intervención), sólo se opera en el centro malagueño, una intervención que ronda los 18.000 euros en los centros privados. Las estimaciones de prevalencia de Trastorno de Identidad de Género en España, representan un total de 2.087 transexuales (1.480 de hombre a mujer y 607 de mujer a hombre), cifra obtenida tras la extrapolación de los datos del estudio realizado por Bakker, Van Kesteren, Gooren y Bezemer en Holanda y considerando sólo a la población mayor de 15 años. Los expertos aseguran que de este número, y tras el adecuado proceso diagnóstico, serían candidatos a cirugía un máximo de 400 personas.

Quienes padecen Trastorno de Identidad de Género son conscientes de la disociación entre su cuerpo y sus sentimientos desde la infancia
Antes de llegar a dar este paso, sin embargo, es preciso pasar por un largo proceso, en el que se debe acudir a profesionales, ya que la automedicación con esteroides sexuales incrementa el riesgo de efectos adversos. Para llegar a la cirugía hay que seguir un protocolo establecido, un proceso que suele durar dos años, pues el autodiagnóstico y el deseo para una reasignación de sexo no pueden tomarse como verdaderos indicadores de transexualidad y, teniendo en cuenta que las terapias hormonales y las intervenciones quirúrgicas suelen ser irreversibles, es necesario realizar un cuidadoso diagnóstico.

En primer lugar se desarrolla un proceso de valoración en el que la función del psiquiatra es fundamental. Tras la consulta psiquiátrica entra en juego el endocrinólogo, responsable de producir los cambios de atributos sexuales en los pacientes mediante la hormonación, la prescripción de hormonas capaces de inhibir el vello en los hombres o incrementar el tamaño de sus mamas. La psicoterapia acompaña todo el proceso para ayudar a la persona transexual a ir asumiendo su nuevo rol y su nueva identidad sexual, «una realidad que supone una liberación para ellos», señala Bravo. Por último, se realiza la intervención quirúrgica de cambio de sexo, al que opta cerca de un 50% de transexuales según estima la psiquiatra de La Paz, ya que muchos temen perder sensibilidad a la hora de mantener relaciones sexuales, y la cirugía no puede asegurarla al 100%. Tras el cambio de sexo, lejos de lo que pudiera parecer, los pacientes dejan de necesitar apoyo psicológico ya que según comenta Bravo, «al fin tienen lo que deseaban y ya no existen desajustes».

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones