Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Tres hospitales españoles investigan la capacidad de cicatrización de células madre de la grasa

El tratamiento ya ha sido probado con éxito en varios pacientes con fístulas, que no han requerido de cirugía

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 6 noviembre de 2004

Las fístulas serán el "banco de pruebas" con el que el equipo de La Paz que dirige Damián García Olmo quiere demostrar las posibilidades cicatrizantes de la grasa, "el tejido de la reparación". Pero si el estudio con fístulas es positivo, la aplicación de células madre de tejido graso podría tener numerosas aplicaciones en operaciones quirúrgicas, úlceras de personas diabéticas que nunca curan o en enfermedades tan diferentes como el cáncer, el sida o la tuberculosis. "Nuestra hipótesis de partida es que estas células madre pueden convertirse en células reparadoras o generar factores de crecimiento que colaboren en el proceso de cicatrización", explicó el investigador principal.

Ensayo pionero

El ensayo que acaba de comenzar es pionero en el mundo. Contará con cincuenta pacientes con la enfermedad de Crohn, una inflamación crónica del intestino, que tiene en las fístulas uno de sus peores enemigos. Los enfermos de Crohn suman a las molestas diarreas estas comunicaciones en el intestino que aparecen con frecuencia en la zona perianal.

El tratamiento es sencillo y bastante más económico que la cirugía convencional. Consiste en hacer una pequeña liposucción al propio paciente de la zona donde más grasa acumule. "El proceso se hace con anestesia local y permite mejorar estéticamente a los enfermos, al mismo tiempo que se les realiza el tratamiento", contó ayer García Olmo. Aunque nunca se extrae tanta grasa como en una liposucción convencional. Basta con obtener 80 centímetros cúbicos para conseguir las células madre necesarias en el cultivo. Una vez aisladas y caracterizadas las células madre, sólo es necesario inyectarlas en la mucosa rectal y utilizar un pegamento de fibrina. Los investigadores confían en tener resultados en julio de 2005.

Resultados satisfactorios

El equipo de La Paz ya ha probado la eficacia de esta técnica en ocho pacientes. En seis fístulas, el orificio cicatrizó por completo a las ocho semanas y se consideraron "curadas" el 75%. El resto tuvieron un cierre incompleto. No se observó relación entre el número de células implantadas -osciló entre 3 y 30 millones- y el éxito del procedimiento. Tampoco entre la edad y el sexo de los pacientes, ni se produjeron reacciones ni efectos secundarios importantes.

Los resultados pueden considerarse satisfactorios, si se tiene en cuenta que la enfermedad de Crohn se presenta como la peor de las situaciones posibles para el tratamiento de la fístula, "por la gran fragilidad de los tejidos y las dificultades de cicatrización", apuntó Damián García Olmo. "Aún no podemos decir que es eficaz, pero sí que se trata de una técnica segura que abre interesantes vías para futuras aplicaciones".

La utilización de tejido graso para obtener células madre no es nueva. Son varios los grupos de investigación que buscan en la grasa la fuente ideal para conseguir células troncales con capacidad para convertirse en numerosos tejidos. Ya se ha comprobado que pueden convertirse en células de reparación ósea, para producir insulina o incluso en neuronas. Además, su extracción es más sencilla que la de otros tejidos como la médula ósea o el músculo, de donde también se han obtenido células madre adultas para reparar corazones infartados.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto