Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Un 75% de los cuidadores de mayores con demencia padece algún tipo de problema psicológico

La Sociedad Española de Medicina Geriátrica señala que el 15% de estas personas desarrolla una depresión severa

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 17 noviembre de 2010
Más del 75% de los cuidadores de personas mayores de 65 años que padecen demencia desarrolla algún tipo de problema psicológico que conlleva insomnio, ansiedad o insatisfacción. Lo recoge así un manual sobre el manejo de la demencia publicado por la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG).

Estos cuidadores son, a menudo, un familiar muy cercano que renuncia a su vida profesional y personal por atenderle, por lo que los problemas psicológicos que pueden desarrollar pueden ser graves. De hecho, el 15% acaba por desarrollar una depresión severa. "La mayor parte de los cuidadores dedica una media de ocho horas diarias a ayudar al familiar", explica el médico especialista en Geriatría del Hospital Virgen de la Poveda de Madrid, Luis Carlos Arranz, uno de los autores de este manual. El perfil más habitual es el de mujer, de entre 45 y 60 años, que vive en la mayor parte de los casos en el mismo domicilio que el paciente.

SEMEG advierte de que los cuidadores necesitan ayuda, formación y apoyo psicológico para cumplir su tarea, ya que la atención familiar a estos enfermos es tan absorbente que puede llegar a distorsionar el papel social del cuidador. "En ocasiones el cuidador pierde sus contactos sociales y el tiempo que antes solía dedicar a sus aficiones o a sus amigos, por lo que, en este sentido, es fundamental que no se deleguen en un único cuidador todas las atenciones al enfermo para evitar su aislamiento social", alerta.

Además, el paciente con demencia desarrolla agresividad, insomnio, "vagabundeo" o movilidad excesiva, una alteración conductual, a menudo consustancial al proceso demenciante, que constituye otro de los factores que intervienen en la sobrecarga de los cuidadores. Arranz asegura que "un manejo óptimo de estas alteraciones podrá aminorar su influencia sobre el familiar, por lo que se hace preciso obtener una asistencia especializada desde el punto de vista geriátrico que ayude a reducir el impacto de estos trastornos".

El manual "Avances en demencia. Una perspectiva integral" ofrece una panorámica de los problemas asistenciales que presentan los mayores con demencia y recoge aspectos que pueden facilitar su diagnóstico y seguimiento evolutivo, así como los problemas que plantean estos pacientes en estadíos avanzados de la enfermedad, explica Juan F. Macías Núñez, presidente de SEMEG.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones