Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Un estudio advierte de que el tiempo de espera para diagnosticar la apnea del sueño es excesivo

Esta enfermedad multiplica hasta por diez las probabilidades de sufrir un accidente de tráfico

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 20 diciembre de 2006
El tiempo medio de demora para que un especialista valore en un centro público a un paciente con sospecha de apnea del sueño es de 69 días (primera consulta) y 67 días (revisión), según un estudio realizado por la Fundación Respira en colaboración con la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que juzga excesivo este plazo de espera. La apnea, en su forma clínicamente más severa, afecta a entre uno y dos millones de españoles.

Esta enfermedad se caracteriza por pausas respiratorias durante el sueño que provocan una somnolencia diurna excesiva. Se estima que la apnea multiplica de siete a diez veces la posibilidad de sufrir un accidente de tráfico y aumenta de forma significativa el riesgo de padecer hipertensión arterial y problemas cardio y cerebrovasculares.

La prueba diagnóstica más importante para detectar la apnea del sueño es la polisomnografía o PSG, que exige que el paciente pase la noche en el centro sanitario. En este caso, la media de espera en los centros públicos es de 205 días. Además, en España la media de camas de PSG es de 0,49 por 100.000 habitantes, mientras que lo recomendable es de una por cada 100.000. El estudio calcula que sería preciso multiplicar por cinco los equipos de PSG para reducir la demora a aproximadamente 30 días.

Actualmente también existe la posibilidad de realizar el diagnóstico de la enfermedad mediante poligrafía respiratoria (PR), una prueba más sencilla que requiere un menor aparataje y que podría desarrollarse incluso en el propio domicilio. Para esta prueba, el tiempo medio de demora en los centros públicos es de 257 días. Para disminuirlo a 30 días sería preciso multiplicar los recursos de PR por siete.

El estudio concluye, por tanto, que la situación es muy mejorable, siendo para ello imprescindible que los gestores sanitarios dediquen más recursos a este problema de salud pública, en primer lugar optimizando los equipos y laboratorios del sueño existentes y, en segundo lugar, incrementando el número de equipos de diagnóstico.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones