Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Un hospital de Barcelona realiza el primer autotrasplante de tejido ovárico en España

Esta técnica permite superar la esterilidad que provoca la quimioterapia en mujeres que han padecido cáncer

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 22 diciembre de 2006
Una paciente de 31 años, a la que hace tres se le diagnosticó un cáncer en la sangre, ha recuperado la función ovárica, perdida como consecuencia del tratamiento con quimioterapia, gracias a un autotrasplante de tejido ovárico, el primero que se lleva a cabo en España. Los artífices de este "milagro" han sido los médicos del departamento de Ginecología y Obstetricia del Hospital San Juan de Dios de Esplugas de Llobregat (Barcelona). Ahora, la mujer podrá quedarse embarazada de manera espontánea o mediante un tratamiento de fecundación "in vitro".

El centro catalán presentó ayer el primer resultado de un programa en el que viene trabajando desde 1997, y que guarda tejido ovárico congelado de 60 mujeres. La única opción terapéutica hasta ahora para pacientes que habían perdido la función ovárica era la administración de estrógenos y progestágenos de forma indefinida, y las posibilidades de ser madre se reducían a un tratamiento de reproducción asistida con óvulos de otra mujer.

Con el nuevo sistema -que ha permitido el nacimiento de dos bebés en el mundo, uno en Israel y otro en Bélgica-, las afectadas de cualquier cáncer pueden congelar su tejido ovárico antes de someterse a radioterapia o quimioterapia.

Congelación a menos 196 grados

El tratamiento comienza con la extracción de tejido cortical del ovario, lleno de óvulos, mediante laparoscopia, una técnica mínimamente invasiva. El tejido se corta en láminas de entre uno y dos milímetros de grosor, lo que permite que el líquido criopreservador se propague a todas las células. Después, el tejido se congela a 196 grados bajo cero, y así puede permanecer más de 20 años. Superado el cáncer, la mujer puede recibir su propio tejido ovárico una vez descongelado.

Existen dos posibilidades para el reimplante, ambas empleadas en la paciente tratada en San Juan de Dios. Una, conocida como inserción ortotópica, consiste en realizar un autotrasplante para volver a colocar el tejido ovárico en su localización original, y esperar que la gestación se produzca de forma espontánea. Esta técnica requiere que el organismo reconstruya los vasos sanguíneos, lo que supone cerca de un mes. La función ovárica se recupera en cuatro o cinco meses.

La segunda opción se denomina inserción heterotópica y consiste en reimplantar el tejido en otra parte del cuerpo, como el abdomen o el brazo. De esta forma, el ovario vuelve a liberar hormonas y, a la vez, permite al médico extraer con más facilidad los óvulos para someter a la mujer a una fecundación "in vitro" si lo pide.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones