Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Un pequeño incremento de las temperaturas provoca una mayor incidencia de la malaria

Esto se debe a que el ciclo vital del mosquito que transmite la enfermedad es extremadamente sensible a los cambios de temperatura

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 20 marzo de 2006
Un equipo internacional de científicos, liderado por la investigadora argentina de la Universidad de Míchigan (EE.UU.) Mercedes Pascual, ha demostrado a través de un estudio que un pequeño incremento de las temperaturas provoca una mayor incidencia de la malaria. Esto se debe, a su juicio, a que el ciclo vital del mosquito que transmite la enfermedad, Anófeles, es extremadamente sensible a los cambios de temperatura.

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores descubrieron que se había registrado un incremento de medio grado en las temperaturas de los altiplanos del este de África entre 1950 y 2002, que antes se había cuestionado. Después, utilizando modelos matemáticos del vector de la enfermedad, determinaron que este aumento, aún cuando podría considerarse pequeño, tenía un efecto claro en la mayor incidencia de la malaria en la región, ya que "el ciclo vital del mosquito que la transmite es extremadamente sensible a cambios en la temperatura", explica Xavier Rodó, del Laboratorio de Investigación del Clima de Barcelona y miembro del equipo investigador.

Según este experto, como las poblaciones de mosquitos en estas zonas de gran altitud son normalmente reducidas, cualquier incremento en su población originado por cambios en la temperatura puede afectar a la transmisión de la malaria. "En consecuencia -dice- parece demostrado que ya no se puede obviar que aunque el cambio climático no es la principal causa del incremento en la incidencia de la malaria, su efecto es ahora claramente discernible".

Los autores de este descubrimiento opinan que puede suponer el desarrollo en el futuro de un sistema de alerta temprana que permita anticipar la posible incidencia de la enfermedad en esa región del planeta o en otras zonas de iguales características, previo ajuste del modelo desarrollado.

Asimismo, este modelo permitirá prever cómo crecerán las poblaciones del Anófeles en esa zona concreta, de forma que puedan diseñarse de un modo efectivo campañas preventivas de erradicación temprana de estos insectos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones