Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Una investigación mantiene que la obesidad durante la adolescencia duplica el riesgo de esclerosis múltiple

Este peligro afecta sobre todo a las mujeres con un índice de masa corporal de 30 o más

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 10 noviembre de 2009
Un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston (Estados Unidos) que se publica en la revista "Neurology", afirma que las chicas adolescentes que están obesas podrían ser el doble de propensas a desarrollar esclerosis múltiple al llegar a la edad adulta. Este riesgo afecta a las mujeres con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más.

En esta investigación participaron 238.371 mujeres que tenían entre 25 y 55 años. Las mujeres respondieron a un cuestionario sobre su salud e información médica cada dos años. Durante el transcurso de 40 años, 593 de ellas desarrollaron esclerosis múltiple. Las participantes informaron sobre su peso y talla a la edad de 18 años y los científicos calcularon entonces su IMC. Se pidió a las mujeres que eligieran una de nueve siluetas corporales, que iban desde muy delgada a muy obesa, para describir su tamaño corporal a los 5, 10 y 20 años.

Según las conclusiones de este trabajo, las mujeres que tenían un IMC de 30 o más a los 18 años tenían más del doble de riesgo de desarrollar esclerosis múltiple en comparación con aquellas con un IMC entre 18,5 y 20,9. Una mujer con un IMC de 25 a 29,9 se consideraba que tenía sobrepeso, mientras que una mujer se consideraba obesa cuando tenía un IMC de 30 o más. El riesgo de enfermedad entre las mujeres que tenían sobrepeso pero no obesidad a los 18 años era algo superior.

Los resultados fueron los mismos después de tener en cuenta el tabaquismo y el nivel de actividad física. Las mujeres que tenían un mayor tamaño corporal a los 20 años de edad, representado por el uso de las siluetas en el estudio, también tenían el doble de riesgo de esclerosis múltiple en comparación con las mujeres que decían tener un tamaño corporal más delgado. Un cuerpo grande a los 5 y 10 años no se asociaba con el riesgo de esclerosis múltiple.

Estos resultados sugieren que el peso durante la adolescencia, en vez de en la infancia o la vida adulta, es crítico para determinar el riesgo de esclerosis múltiple, explicó Kassandra Munger, responsable del estudio. "Enseñar y practicar la prevención de la obesidad desde el principio, pero sobre todo en los años adolescentes, podría ser un importante paso para reducir el riesgo de esclerosis múltiple en la vida posterior de las mujeres", apuntó.

Hay dos posibles explicaciones sobre por qué la obesidad podría afectar al riesgo de esclerosis múltiple, señaló la investigadora. Se cree que los niveles más elevados de vitamina D en el organismo podrían reducir el riesgo de enfermedad. Las personas que están obesas tienden a tener menos niveles de vitamina D en comparación con las personas que no tienen este peso excesivo. Además, el tejido graso produce sustancias que afectan al sistema inmune, lo que aumentaría el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones