Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Una nueva técnica eleva la supervivencia ante los tumores de ovario

Se trata de un tratamiento quimioterápico por la vía de la irrigación abdominal, en vez de parenteral

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 7 enero de 2006
El Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. ha pedido a todos los centros médicos del país que adopten una nueva técnica contra los tumores de ovario que eleva la supervivencia de las pacientes. Se trata de un tratamiento quimioterápico por la vía de la irrigación abdominal, en vez de parenteral, en pacientes con cáncer de ovario en fase avanzada. Sus beneficios son tales que elevan la esperanza de vida 16 meses más.

La investigación, dirigida por la doctora Deborah Armstrong, del Centro del Cáncer Johns Hopkins Kimmel (Baltimore) y publicada esta semana en la revista "The New England Journal of Medicine", está en línea con los resultados de otros tres grandes estudios anteriores y cinco menores, lo que ha dejado pocas dudas al Gobierno estadounidense de su éxito.

El tratamiento no descubre ningún medicamento nuevo, sino que combina dos sustancias ya existentes, paclitaxel y cisplatin, y las inyecta de forma intensiva en la cavidad abdominal a través de un catéter. Básicamente, se trata de poner el cáncer a remojo en estos químicos que destruyen las células contaminadas. El requisito indispensable es que la paciente haya sido operada por un cirujano experto en ginecología oncológica que debe haber extirpado cuidadosamente todo el cáncer posible, para que las partes restantes sean tan pequeñas que el líquido pueda penetrar profundamente en ellas. Idealmente, el tamaño de los tumores restantes no debe tener un diámetro mayor de 0,39 pulgadas (9,9 milímetros).

Todas las mujeres que participaron en el estudio citado habían pasado por el quirófano antes de empezar el tratamiento intraperitoneal. La gran mayoría de las 415 pacientes seleccionadas tenía entre 41 y 70 años. De ellas, 210 recibieron sólo el tratamiento habitual de quimioterapia por vía parenteral, mientras que al resto se le suministró a través de un dispositivo implantado bajo la piel, a la altura de las costillas, cuyo catéter permite a los médicos irrigar el abdomen. El procedimiento se repitió seis veces en todos los casos, con intervalos de tres semanas. La mitad del primer grupo falleció cuatro años después, mientras que la mitad del segundo sobrevivió casi cinco años y medio. Del primer grupo, 78 mujeres siguen con vida, frente a las 93 del segundo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones