Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Uno de cada tres niños hiperactivos padece el trastorno en la edad adulta

La patología afecta a entre el 3% y el 7% de los pequeños en edad escolar

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 22 diciembre de 2011
hiperactividad (TDAH) padece esta dolencia también en la etapa adulta, según fuentes de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP). Esta patología afecta a entre el 3% y el 7% de los niños en edad escolar.

El TDAH es una enfermedad que dificulta a los niños el hecho de prestar atención en tareas y juegos y les hace olvidadizos y reáceos a escuchar a los adultos. Además, se muestran inquietos, lo que es un claro síntoma del desarrollo del trastorno. Su incidencia es más alta en varones, en parte porque "se manifiesta de forma más notable que en las niñas, a las que se les diagnostica más tarde y en menos ocasiones", aseguran desde la SEPEAP. Para conseguir un diagnóstico precoz, es necesario que el médico se entreviste con los padres del niño susceptible de padecer TDAH y con el pequeño.

Durante el proceso de diagnóstico intervienen neuropediatras, psiquiatras infantiles, pediatras, psicólogos y pedagogos. Tras ello, se procede a un tratamiento farmacológico y psicopedagógico. Sin embargo, la ayuda de la familia es fundamental, mediante la limitación de estímulos o el establecimiento de horarios.

Entre las consecuencias de este trastorno destacan los episodios de cefaleas, que afectan al 75% de los niños en edad escolar enfermos de TDAH. Otra es la epilepsia, que se ha desarrollado en 10 millones y medio de menores de 15 años de todo el mundo.

Se ha llegado a la conclusión en la actualidad de que esta enfermedad se produce en la mayoría de los casos por causa genética. Hasta el 70% de los diagnósticos están relacionados con la herencia familiar. Sin embargo, también puede darse por causas ambientales como el tabaco o el alcohol. En menor medida, la prematuridad y el sufrimiento fetal pueden causar el desarrollo de este trastorno.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto