Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Uno de cada tres trabajadores sufre en mayor o menor medida el síndrome postvacacional

Este mal, caracterizado por ánimo depresivo, insomnio o irritabilidad, se suele superar en apenas una semana

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 2 septiembre de 2005
La vuelta a la rutina diaria tras las vacaciones resulta un trago especialmente doloroso para algunas personas que en un primer momento no asumen el cambio. Esto suele desembocar en el denominado síndrome postvacacional, un mal que afecta a uno de cada tres trabajadores, según datos facilitados por la Asociación Nacional de Entidades Preventivas Acreditadas (Anepa). No obstante, hay psicólogos que consideran que la realidad no es tan alarmante y los síntomas más intensos afectan sólo a entre un 3% y un 5% de la población.

Los síntomas de este síndrome no afectan a todos por igual, pero se padezca en uno u otro grado, en todos los casos se incluyen la sensación de debilidad general, astenia, pérdida de apetito, así como somnolencia o falta de concentración. "Las personas aquejadas de este mal sienten un malestar mayor de lo esperado en respuesta a la situación que supone la vuelta al trabajo", explica Consuelo Rico, psicóloga adscrita al Colegio de Psicólogos de Vizcaya. Esta sensación suele ir acompañada de ansiedad y de un estado de ánimo depresivo, lo que a juicio de la psicóloga se traduce en "dificultad para conciliar el sueño o una mayor irritabilidad".

En los casos extremos, los pacientes pueden presentar reacciones psicosomáticas como dolores de cabeza o palpitaciones. La psicóloga insiste, sin embargo, en la necesidad de desdramatizar la situación y considera que no se debe hablar de un "fenómeno generalizado". En su opinión, existe un riesgo real de sufrir este síndrome "cuando la persona está frustrada en el trabajo o sufre de inestabilidad laboral".

Aunque el estrés postvacacional ha existido siempre, ahora se le da mayor importancia. Los expertos afirman que las personas que se encuentran bien en su trabajo sufren una acomodación "que no dura más de una semana", por lo que este síndrome no puede catalogarse como patología. Si los síntomas no remiten en una semana o diez días, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria aconseja acudir al médico para descartar que no se trate de un problema de otra naturaleza.

Entre los consejos para pasar de la mejor forma posible este trance, cabe destacar no vivir la vuelta como un hecho traumático y no anticipar que todo lo que va a ocurrir será negativo. Asimismo, es recomendable dejar el trabajo organizado antes de las vacaciones, aprender a disfrutar del tiempo libre, cultivar buenas relaciones en la empresa, trazar un proyecto propio de trabajo e intentar hacer cosas creativas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones