Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Varios estudios confirman que el 32% de los canarios consume antibióticos sin prescripción médica

Este mal uso, que registra porcentajes similares en el resto de España, ha fortalecido la resistencia de las bacterias a los fármacos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 24 octubre de 2004

De hecho, el 35% de los fármacos que se utiliza en niños son antibióticos y la mayoría de ellos se administra para infecciones por virus, como el resfriado, que no debería tratarse con antibióticos. Por ello, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha iniciado una campaña de concienciación sobre el Uso Racional del Medicamento por parte de toda la sociedad con el objeto de evitar la automedicación por ser perjudicial para la salud. La campaña pretende, además, reforzar el papel de los médicos y farmacéuticos. Por este motivo pide a los ciudadanos que no jueguen a sustituir su labor y acudan a consultar sus dolencias al facultativo.

Según el estudio, las principales causas de la automedicación son la familiaridad de la población con el tratamiento a raíz de una prescripción médica anterior, suya o de algún familiar, por evitar ir al médico y por la relativa facilidad de adquisición directa en algunas oficinas de farmacia.

Las tasas más altas de aislamiento de este tipo de bacterias resistentes a los antibióticos se presentan fundamentalmente en niños menores de 6 años. Más del 50% de los niños que acuden al pediatra por problemas infecciosos ya han sido medicados por sus padres en casa.

El incremento de resistencias bacterianas ha creado en el momento actual una gran preocupación mundial. España está a la cabeza en cuanto al mal uso que se hace de los antibióticos. Este ascenso de la resistencia que está ocurriendo en todos los países desarrollados se ve empeorado por la aparición conjunta de la multirresistencia, es decir, que las bacterias presentan resistencias a más de un antibiótico.

Esta circunstancia ha provocado una disminución importante del arsenal terapéutico disponible para enfrentar infecciones como son las otitis medias, la meningoencefalitis y las neumonías, entre otras. La selección inapropiada y el uso excesivo de antibióticos han contribuido en gran manera al aumento rápido de estas bacterias.

Las bacterias de nuestro organismo, que el antibiótico no logra destruir, desarrollan mecanismos de adaptación y se vuelven resistentes. Esto supone una amenaza para la salud pública, ya que los antibióticos dejan de ser eficaces y ha de recurrirse a nuevas estrategias de tratamiento o a utilizar antibióticos nuevos reservados para las infecciones más graves.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones