Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Normativa legal

Actuaciones excepcionales contra la gripe aviar

Las nuevas medidas comunitarias prohíben el mantenimiento de aves de corral al aire libre

img_pollos2p 6

Las autoridades comunitarias temen que la gripe aviar alcance proporciones de epizootia que puedan suponer no sólo una grave amenaza para la sanidad animal y la salud pública, sino también una reducción drástica de la rentabilidad de la avicultura. Por ello, han adoptado medidas fundamentadas, sobre todo, en el riesgo que suponen las aves migratorias para la extensión de la enfermedad.

Durante la última semana, la Comisión Europea ha adoptado un paquete de medidas excepcionales para prevenir la extensión de la gripe aviar en la Unión Europea. Algunas de ellas, las más generales, intentan evitar cualquier problema que se pueda derivar del contacto entre aves silvestres y aves de corral o en cautividad; otras, más específicas, inciden en la necesidad, según los casos, de vacunar a las aves consideradas sensibles que están expuestas en parques zoológicos.

Mientras tanto, siguen declarándose nuevos casos de animales infectados por el virus, tanto fuera como dentro del entorno comunitario, que no hacen más que aumentar -injustamente- la desconfianza de los consumidores hacia los productos avícolas, independientemente de su procedencia.

Y es que el sector avícola añade a la órbita de sus preocupaciones no sólo las consecuencias que pudieran derivarse de una declaración de gripe aviar en su territorio, sino las que pudieran derivarse de una estricta crisis de confianza hacia los productos avícolas.

Medidas de bioseguridad

Las medidas adoptadas se dirigen, sobre todo, a evitar el contacto directo e indirecto entre aves silvestres y, en particular, aves acuáticasLas nuevas medidas legales que han ido apareciendo pretenden reducir el riesgo de introducción de gripe aviar altamente patógena causada por el subtipo H5N1 del virus A de la gripe en explotaciones de aves de corral y otros establecimientos en los que se mantienen aves en cautividad, a través de aves silvestres.

Por este motivo, vienen a reforzar las medidas comunitarias vigentes para hacer frente a dicho riesgo, y nacen con una incierta pretensión de permanencia y adaptabilidad a las circunstancias, pues su fundamento principal en el riesgo les determina a no limitarse a acciones a corto plazo en el caso de que se produzca un brote.

Ello no ha impedido, ante la inminencia de las migraciones de las aves silvestres a la UE y la aparición de nuevos casos, que las medidas hayan sido objeto de revisión en menos de una semana. Se ha determinado la ampliación de las primeras medidas de bioseguridad adoptadas sin ni siquiera esperar a la anunciada reunión del Comité Permanente de la Cadena Alimentaria y de Sanidad Animal, prevista para los próximos días 10 y 11 de noviembre de 2005.

En este sentido, la Comisión obliga a los Estados miembros a adoptar medidas adecuadas y viables para reducir el riesgo de transmisión de la gripe aviar de aves silvestres a aves de corral y otras aves cautivas, atendiendo a determinados criterios y factores de riesgo como son la ubicación de la explotación en rutas migratorias de aves, en particular las procedentes de zonas de Asia Central y Oriental, el Mar Caspio y el Mar Negro.

Además, se tendrán en cuenta otros factores como la distancia entre la explotación y humedales, estanques, pantanos, lagos o ríos donde las aves acuáticas migratorias puedan reunirse; la ubicación de las explotaciones de aves de corral en zonas de alta densidad de aves migratorias y, en particular, aves acuáticas; o la existencia de aves de corral u otras aves cautivas mantenidas en explotaciones al aire libre o en cualquier otro establecimiento en el que no se pueda evitar suficientemente el contacto entre aves silvestres y aves de corral u otras aves cautivas.

Como factores adicionales de riesgo de propagación del virus dentro de una explotación o de una explotación a otra, la Comisión ha considerado que lo es la ubicación de la explotación de aves de corral en zonas de alta densidad de explotaciones de aves de corral; o la intensidad de desplazamientos de aves de corral y otras aves cautivas, vehículos y personas dentro de una explotación y de una explotación a otra, y otros contactos directos e indirectos entre explotaciones.

En función de la situación epidemiológica específica, las medidas adoptadas se dirigirán, sobre todo, a evitar el contacto directo e indirecto entre aves silvestres y, en particular, aves acuáticas, por una parte, y aves de corral, en particular patos y gansos, por otra; así como a garantizar la separación de patos y gansos domésticos de otras aves de corral.

Medidas adicionales

La nueva Decisión, aprobada el pasado 21 de octubre, exige a los Estados miembros que garanticen, en las zonas de su territorio en las que hayan determinado que existe especial riesgo de introducción de la gripe aviar, el cumplimiento de ciertas condiciones. Entre otras, la de prohibir el mantenimiento de aves de corral al aire libre sin demoras innecesarias y la de exigir en los depósitos de agua situados en el exterior, requeridos por motivos de bienestar animal para determinadas aves de corral, una protección suficiente contra las aves acuáticas silvestres.

Otras condiciones incluyen la necesidad de no dar agua a las aves de corral procedente de depósitos de agua de superficie a los que puedan acceder aves silvestres, salvo en caso de que se trate ese agua a fin de garantizar la inactivación de posibles virus, o prohibir la utilización de ciertos pájaros como reclamo durante la caza de aves.

No obstante, la Decisión comunitaria no limita a la autoridad competente a poder autorizar el mantenimiento de aves de corral al aire libre, siempre que se alimente y abreve a las aves en el interior de las instalaciones o en un refugio que desaliente de manera suficiente la llegada de aves silvestres y evite el contacto de éstas con los alimentos o el agua destinados a las aves de corral.

En algunos supuestos de mayor riesgo se exige a los Estados miembros que garanticen que se prohíba la concentración de aves de corral y de otro tipo en mercados, muestras, exhibiciones y celebraciones culturales.

Las aves de zoológicos

Las aves de exposición de los parques zoológicos también pueden resultar afectadas por las últimas medidas adoptadas por la Comisión tras la reciente confirmación de la presencia de gripe aviar en Turquía, Rumania y Rusia, al oeste de los Urales. Y es que, como refiere la propia Comisión en la Decisión adoptada el pasado 21 de octubre de 2005, que hace referencia al dato confirmado por la inspección realizada recientemente en Rusia por la Organización Internacional de Epizootias (OIE), todos los indicios y los datos de epidemiología molecular sugieren con bastante claridad que el virus de la influenza aviar se ha propagado en esos países a través de aves migratorias procedentes de Asia central.

En este sentido, la Comisión entiende que, a pesar de haber dictado varias decisiones en relación con el riesgo de que se introduzca en la Comunidad la influenza aviar altamente patógena de referencia, es conveniente establecer a nivel comunitario medidas de bioseguridad con respecto a las aves sensibles que se encuentran en los parques zoológicos de los Estados miembros, a fin de proteger la fauna salvaje y de conservar la biodiversidad, como medida de prevención adicional.

Con su aprobación se pretende reducir la transmisión de la influenza aviar causada por el virus A de subtipo H5N1 de las aves silvestres a las aves sensibles de los parques zoológicos. Además, y dependiendo de la situación epidemiológica específica, las normas que se establecen tendrán como finalidad, en particular, impedir el contacto directo e indirecto entre las aves silvestres, especialmente las aves acuáticas, y las aves sensibles de los parques zoológicos.

LA VACUNACIÓN

Img pollos5

Los Estados miembros pueden adoptar, siempre que se den determinadas circunstancias y se cumplimenten requisitos legales, las medidas que consideren necesarias para proceder a la vacunación de las aves que se encuentren en parques zoológicos, debiendo informar de ello a la Comisión antes del 30 de noviembre de este año. Unas medidas que se ajustan al dictamen del Comité Permanente de la Cadena Alimentaria y de Sanidad Animal.

La norma comunitaria deja toda la responsabilidad en manos de los Estados miembros, que son los que deben adoptar las medidas adecuadas y viables para reducir el riesgo de transmisión de la influencia aviar de las aves silvestres a las aves sensibles de los parques zoológicos, teniendo en cuenta ciertos criterios y factores de riesgo, como la ubicación del parque zoológico en rutas migratorias de aves, en particular si éstas proceden de Asia central y oriental y de las zonas del Mar Caspio y el Mar Negro; la distancia del parque zoológico a humedales como estanques, pantanos, lagos o ríos donde puedan congregarse aves acuáticas; y la ubicación del parque zoológico en zonas de alta densidad de aves migratorias, en especial aves acuáticas.

El recurso a la vacunación por parte de los Estados miembros, que son los que van a decidir adoptar o no la vía de la vacunación animal, va a estar sometida al cumplimiento de requisitos que vienen dados por la propia Decisión comunitaria. En este sentido, se establece que la vacunación -que deberá finalizarse en un plazo de 96 horas- sólo alcanzará a las aves sensibles que se encuentren en parques zoológicos, e incluidas en una lista, junto con su identificación individual.

Como medida preventiva se establece que las aves vacunadas no serán objeto de intercambios comerciales ni de desplazamientos, a menos que se efectúen bajo supervisión oficial entre parques zoológicos del mismo Estado miembro, o tras una autorización específica de otro Estado miembro. De la misma forma, los productos procedentes de estas aves no se incorporarán a la cadena alimentaria. Toda la documentación referente al registro, identificación individual y de análisis previos o posteriores realizados a las aves afectadas se guardará durante un período mínimo establecido de diez años.

Bibliografía

NORMATIVA

  • DECISIÓN DE LA COMISIÓN 2005/734/CE de 19 de octubre de 2005 por la que se establecen medidas de bioseguridad para reducir el riesgo de transmisión de gripe aviar altamente patógena causada por el subtipo H5N1 del virus A de la gripe de aves silvestres a aves de corral y otras aves cautivas, y establecer un sistema de detección precoz en las zonas de especial riesgo. (DOUE de 20 de octubre de 2005, número L 274).
  • DECISIÓN DE LA COMISIÓN 2005/744/CE de 21 de octubre de 2005 por la que se establecen los requisitos para la prevención de la influenza aviar altamente patógena causada por el virus A de subtipo H5N1 en las aves sensibles que se encuentren en los parques zoológicos de los Estados miembros. (DOUE de 22 de octubre de 2005, número L 279).
  • DECISIÓN DE LA COMISIÓN 2005/745/CE de 21 de octubre de 2005 que modifica la Decisión 2005/734/CE por la que se establecen medidas de bioseguridad para reducir el riesgo de transmisión de gripe aviar altamente patógena causada por el subtipo H5N1 del virus A de la gripe de aves silvestres a aves de corral y otras aves cautivas, y se establece un sistema de detección precoz en las zonas de especial riesgo. (DOUE de 22 de octubre de 2005, número L 279).

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones