Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Alimentarse de forma segura cuando se viaja

Durante los viajes, hay que prestar mayor atención al agua y a las ensaladas de los lugares de destino para evitar riesgos alimentarios y enfermedades

Con la llegada del buen tiempo y las vacaciones, muchas personas aprovechan para viajar. Desde lugares exóticos a zonas de mar o montaña más próximas, las posibilidades son numerosas. Si se opta por países en desarrollo, hay que tener especial cuidado con los alimentos típicos que se consumen. Un 25% de los turistas sufre alguna intoxicación, ya sea por la ingesta de agua o de alimentos contaminados. Estas cifras pueden triplicarse (hasta un 80% de afectados) si los destinos son países de alto riesgo, como algunas regiones de Asia, África o Latinoamérica. La enfermedad más común es la denominada diarrea del viajero que, en ocasiones, puede complicarse y causar intoxicaciones más graves y de larga duración, como el cólera o el tifus. En países tropicales, pueden desarrollarse parásitos intestinales como las lombrices.

Salir de casa significa renunciar, en ciertas ocasiones, a las rutinas de seguridad alimentaria habituales. El cambio de hábitat supone también para el organismo una disminución de las defensas naturales, con la consecuente alteración del sistema inmunitario. Dormir menos horas, cambiar los hábitos alimentarios y encontrarse en un entorno diferente favorece el riesgo de padecer una intoxicación alimentaria. Para evitarlo, es necesario garantizar unas pautas y unas condiciones de higiene adecuadas. Se debe tener en cuenta cuál es el país o región que se visita. En ocasiones, es necesario vacunarse o tomar medicamentos contra determinadas enfermedades.

Cuando se está fuera de casa, el organismo se expone a microorganismos patógenos que no está acostumbrado a combatir. El sistema inmunitario se debe mantener activo con hábitos tan sencillos como dormir de forma adecuada y seguir una dieta equilibrada días antes de partir. Las causas más habituales que desencadenan los problemas son el consumo de agua contaminada y una mala manipulación de los alimentos. Resulta de vital importancia lavarse las manos antes y después de tocar y consumir cualquier producto. La gran mayoría de los patógenos causantes de intoxicaciones se transmiten por las manos.

Consejos básicos de higiene

El agua es el principal agente causante de intoxicaciones alimentarias. Mantener la alerta en su consumo es primordial para reducir el riesgo de problemas. Es preferible beber agua con gas y siempre procedente de envases sellados de forma adecuada. El hielo es otro de los alimentos que se deben evitar porque, en algunos casos, el agua con que se hace procede del grifo. En su mayoría, el agua que está al alcance del viajero es potable, pero deben extemarse las precauciones y utilizarla para lavar los alimentos o para cepillarse los dientes, solo después de asegurar su potabilización.

Alimentos como carne, pescado y huevos deben consumirse cocinados

En cuanto al resto de alimentos, la principal medida de seguridad consiste en cocinarlos de forma adecuada y no someterlos demasiadas horas a temperatura ambiente, sobre todo en las regiones más cálidas o en épocas estivales. También es importante no comprar alimentos en comercios callejeros u otro establecimiento donde no se cumplan unas condiciones óptimas de higiene.

En los casos en los que no se compruebe una estricta garantía, es mejor no adquirir los alimentos. El turismo y la globalización han ido asociados a un incremento de este tipo de servicio de comida, una importante preocupación para la salud pública. En estos casos, los principales problemas se asocian a una manipulación inadecuada y unas incorrectas temperaturas de conservación. En algunos países, además, los sistemas de control son insuficientes.

Además de vigilar qué se adquiere en estos puntos de venta, debe utilizarse agua embotellada para beber, elaborar comida o limpiar utensilios. Es preferible no usar el agua de torrentes o ríos. Las frutas o verduras deben pelarse para evitar posibles infecciones de patógenos externos y no se deben consumir las piezas que estén dañadas o con un aspecto visual deficiente. Debe prestarse especial atención a las ensaladas, cuyos ingredientes son crudos, y asegurarse de que se han lavado con agua potable. Si se desconoce el origen del agua o su efectiva limpieza, es mejor no consumirlos.

De origen animal o picantes

En cuanto al consumo de alimentos de origen animal, como pescado, carne y huevos, hay que cocinarlos y evitar comerlos crudos o poco hechos. En los países donde hay riesgo de biotoxinas marinas en el marisco, hay que pedir consejo a los expertos del lugar. Deben consumirse tanto alimentos como bebidas de establecimientos autorizados, seguros y limpios, como bares y restaurantes. No es aconsejable consumir comida en la calle, ya que se corre más peligro de intoxicación, y hay que evitar comprar alimentos en establecimientos callejeros, ya que sus medidas higiénicas no están controladas.

En países más exóticos, no es recomendable consumir productos muy picantes o diferentes de los habituales, sobre todo, si hay alguna sensibilidad a ingredientes como las especias. Realizar comidas copiosas puede causar una intoxicación o una sensación de malestar porque el sistema inmunitario está más sensible de lo normal. En estos casos, un exceso de alimentos puede ser perjudicial.

CATADORES PARA EVITAR INTOXICACIONES

Un grupo de docentes de una escuela de Chengdu, en el suroeste de China, ha ideado un curioso programa a partir del cual los responsables de la elaboración de comida de los centros deberán probar sus platos media hora antes de servirlos. Así se quiere asegurar que estos son inocuos para el consumidor. Algunos expertos han anunciado que esta medida no podría ser efectiva ya que la mayoría de las intoxicaciones se desarrollan al cabo de unas 24 horas. Por este motivo, proponen guardar las muestras de los platos consumidos, como mínimo, 48 horas. En el caso de registrarse una intoxicación, será más factible detectarla.

Estas recomendaciones se han tomado en consideración y todos los datos registrados y las muestras se conservan en los refrigeradores de las escuelas durante dos días. Los catadores prueban los platos 30 minutos antes y se analizan 48 horas después. Estas medidas aseguran que las autoridades locales sean capaces de manejar la situación en caso de que se hallen sustancias nocivas para el consumidor. Además, se convierten en necesarias debido a las precarias condiciones higiénicas del país asiático. Hasta el momento, se han adoptado en más del 90% de las escuelas de Chengdu.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto