Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Castilla y León controla el etiquetado de los embutidos crudos curados

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 20 julio de 2004
El objetivo de esta medida es lograr un adecuado control del etiquetado y de las condiciones de venta de los productos y lograr un correcto nivel de control de las condiciones técnicas de venta de los establecimientos que comercializan determinados productos alimenticios.. Así, se han inspeccionado productos como chorizo, chorizo de Pamplona, chistorra, chorizo de cerdo ibérico, salchichón, salami y lomo embuchado.

Los técnicos han tenido en cuenta la información sobre el responsable del etiquetado de los alimentos, las condiciones de conservación y presentación, el marcado de los precios y las hojas de reclamaciones. La Campaña se ha llevado a cabo en establecimientos de venta de embutidos, en aquellos con secciones especializadas y, en general, en comercios de alimentación y además se controlaron productos tanto de fabricación provincial o regional como de fuera de la Comunidad Autónoma.

En esta campaña se han visitado 118 establecimientos, pertenecientes tanto a cárnicos propiamente dichos, como al sector de la alimentación en general y abarcando tanto a fabricantes, como supermercados, minoristas especializados y autoservicios, entre otros. Se han inspeccionado un total de 222 embutidos, en los que se ha observado que en un 48% de los productos controlados existen irregularidades y el 52% restante cumplía con la normativa.

Las irregularidades más frecuentes han sido fraude en la información y publicidad; falta de hojas de reclamaciones; no constancia del contenido neto; falta de indicación de precios e incumplimiento del deber de identificación de la empresa. La inspección demuestra que en 222 embutidos controlados, se han realizado 1.271 actuaciones sobre los embutidos crudos curados. En el 10% de los mismos faltaba la denominación del producto; en el 9,5% faltaba la fecha de consumo preferente; en el 8% las indicaciones del etiquetado no eran claras, visibles y legibles y en el 10% no figuraban todos los datos en lengua oficial.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones