Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Normativa legal

Cuidado normativo de animales

Una nueva norma vela por el bienestar de los animales en la explotación, el transporte, el sacrificio y los destinados a experimentación

El 8 de diciembre entró en vigor una nueva norma sobre explotación, transporte, experimentación y sacrificio para el cuidado de los animales y un régimen común de infracciones y sanciones para garantizar su cumplimiento. Esta norma regulará la potestad sancionadora de la Administración sobre exportación e importación de animales desde o hacia Estados no miembros de la UE sobre atención y cuidado, y sobre los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos.

Normas de sacrificio


La nueva regulación establece normas sobre la construcción, las instalaciones y los equipos de los mataderos, así como su funcionamiento para evitar agitación, dolor o sufrimiento innecesarios a los animales. El sacrificio de animales fuera de los mataderos se hará únicamente en los supuestos previstos por la normativa aplicable en cada caso y de acuerdo con los requisitos fijados por ésta.

En el ámbito religioso, la cuestión del sacrificio tiene ciertas connotaciones que la propia norma recoge, aunque de manera limitada, cuando el sacrificio de los animales se realice según los ritos propios de iglesias, confesiones o comunidades religiosas inscritas en el Registro de Entidades Religiosas, y para el supuesto de que las obligaciones en materia de aturdimiento sean incompatibles con las prescripciones del respectivo rito religioso. En este supuesto, las autoridades competentes no exigirán el cumplimiento de dichas obligaciones siempre que las prácticas no sobrepasen los límites que salvaguardan la salud y la seguridad.

En todo caso, y por imposición legal, el sacrificio conforme al rito religioso en cuestión se realizará bajo la supervisión y de acuerdo con las instrucciones del veterinario oficial. El matadero en cuestión tiene la obligación de comunicar a la autoridad competente que se va a realizar este tipo de sacrificios para ser registrado al efecto, sin perjuicio de la autorización prevista en la normativa comunitaria.

Autorización y registro
En cuanto a los centros o establecimientos destinados a la cría, suministro o uso de animales utilizados para experimentación y otros fines científicos, incluida la docencia, la norma impone la obligación de estar autorizados o inscritos en el correspondiente registro administrativo, con carácter previo al inicio de su actividad.

En el ámbito del transporte de animales, los transportistas, sus vehículos, contenedores o medios deben disponer de la correspondiente autorización y estar registrados, en los términos que reglamentariamente se determinen. En el caso de importaciones desde terceros países de animales vivos la Administración General del Estado exigirá el cumplimiento de las obligaciones fijadas en la normativa europea.

INSPECCIÓN: DERECHOS Y OBLIGACIONES

La Ley establece obligaciones y derechos a las personas físicas o jurídicas sometidas a una inspección, que estarán obligadas a:

  • Permitir el acceso de los inspectores a todo establecimiento, explotación, instalación, vehículo, contenedor o medio de transporte, o lugar en general, con la finalidad de realizar su actuación inspectora, siempre que aquellos se acrediten debidamente ante el empresario, su representante legal o persona debidamente autorizada o, en su defecto, ante cualquier empleado que se hallara presente en el lugar. Si la inspección se practicase en el domicilio de una persona física, deberán obtener su consentimiento expreso o, en su defecto, la preceptiva autorización judicial previa.
  • Suministrar toda clase de información sobre instalaciones, productos, animales, servicios y, en general, sobre aquellos aspectos relativos a la protección animal que se le solicitaran, permitiendo su comprobación por los inspectores.
  • Facilitar que se obtenga copia o reproducción de la información en materia de protección animal.
  • Permitir la práctica de diligencias probatorias del incumplimiento de la normativa vigente en materia de protección animal.
  • En general, a consentir y colaborar en la realización de la inspección.
  • En todo caso, el administrado tendrá derecho a mostrar y ratificar su disconformidad respecto a lo recogido en el acta de inspección.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones