Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Desarrollan una base de datos químicos para diferenciar la procedencia de los aceites de oliva virgen andaluces

Esta herramienta permitirá caracterizar las distintas denominaciones de origen y evitar fraudes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 29 marzo de 2010
Una base de datos con información química que en estos momentos desarrollan investigadores del Departamento de Química Orgánica de la Universidad de Córdoba permitirá diferenciar la procedencia de los aceites de oliva virgen andaluces. La herramienta hará posible caracterizar las distintas denominaciones de origen y evitar fraudes. El estudio también persigue aplicar la energía solar en distintos procesos de descontaminación en diferentes etapas de la producción del aceite, como el lavado de las aguas de aceituna o las balsas de evaporación de las almazaras.

Los científicos aplicarán distintas técnicas químicas que permitan averiguar la composición de diferentes aceites de oliva virgen. Mediante la espectrometría de masas, los investigadores comprobarán los isótopos integrados en un determinado aceite. Esta información isotópica varía con la temperatura, latitud, altitud y distancia al mar, con lo que se facilita la discriminación entre aceites de distinta procedencia. "Este análisis nos permitirá, por ejemplo, diferenciar un aceite de oliva andaluz de otro italiano, porque aunque los compuestos químicos puedan ser los mismos, la distribución isotópica de los átomos de cada elemento varía", apunta el coordinador de la investigación, Alberto Marinas Aramendía.

Los investigadores han comenzado con el análisis de muestras de composición pura y garantizada procedentes del banco de germoplasma de Córdoba para comprobar la influencia de las distintas variedades. A continuación, han evaluado muestras de la variedad picual cultivadas a diferentes alturas, a lo que han seguido análisis de aceites de distintas procedencias. Se han estudiado también muestras de diferentes denominaciones de origen andaluzas.

Tras realizar este proceso de cuatro años de duración, los investigadores acometerán ahora durante otras cuatro campañas una nueva fase que favorecerá la disposición de información suficiente para establecer la diferenciación entre los aceites en función de su variedad y procedencia. "Esta herramienta permitirá contar con un perfil de cada aceite, en el que se especifique a qué zona pertenece y evitar fraudes, no sólo en cuanto a su procedencia sino también en su pureza, es decir, comprobar que no esté mezclado con otro tipo de aceite como el de girasol o avellana", explica Marinas.

Además, el proyecto se centrará en buscar estrategias más respetuosas con el medio ambiente en distintas etapas del proceso productivo. Los científicos estudiarán la descontaminación del agua de lavado de las aceitunas mediante la degradación y limpieza de residuos con luz solar. También abordarán el problema de la emisión a la atmósfera de contaminantes volátiles en las balsas de evaporación.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones