Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Descifran una estructura que ayudará a aumentar la resistencia de los cultivos a las situaciones de sequía

El hallazgo está relacionado con una hormona clave para que las plantas afronten la escasez de agua

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 11 noviembre de 2009

estrés hídrico.

Publicado en la versión on line de “Nature”, este hallazgo favorecerá el desarrollo de moléculas sintéticas que mimeticen el efecto del ABA, lo que permitirá superar las limitaciones del uso de esta fitohormona en agricultura, ya que es sensible a la luz y su síntesis química resulta cara. Con este trabajo se sientan las bases para identificar estas moléculas en el campo de la resistencia a la sequía.

“Estos resultados permitirán en un futuro plantear abordajes fitosanitarios, mediante el diseño de moléculas sintéticas que activen el receptor para que la planta responda al estrés hídrico y puedan ser aplicadas mediante pulverización ante situaciones de sequía”, explica el investigador del CSIC Pedro Rodríguez Egea. En estudios anteriores, el grupo liderado por el investigador del CSIC había participado en el descubrimiento de los receptores de la fitohormona ABA (14 miembros de una familia génica). En esta investigación se ha trabajado con uno de los miembros de la familia, el receptor PYR1, del que se ha conseguido resolver su estructura atómica.

Ello permite conocer las coordenadas atómicas del lugar donde encaja la hormona. Con esta información se buscan en la actualidad moléculas sintéticas que encajen en esas coordenadas o espacio atómico, ya que sólo las que encajen activarán el receptor y desencadenarán la respuesta hormonal, detalla Rodríguez. “Algunas de esas moléculas pueden ser agonistas sintéticos que activen la ruta de señalización de la hormona, para que la planta consiga resistir la sequía”, apunta.

Esta investigación se ha desarrollado por el grupo de investigación dirigido por Pedro Rodríguez en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas -centro mixto del CSIC y la Universidad Politécnica de Valencia, con sede en esta ciudad- y por un equipo de investigadores liderado por José Antonio Márquez en el Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL), con sede en Grenoble (Francia).

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones