Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias experimenta con dos nuevas variedades de mandarino

Su período de maduración podría permitir su consumo en fresco durante el mes de enero

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 18 abril de 2012
El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), adscrito a la consejería de Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua de la Generalitat Valenciana ha iniciado el proceso de experimentación y comercialización de dos nuevas variedades de mandarino obtenidas por los investigadores del centro. Se trata de dos mandarinas conocidas como IVIA-592 e IVIA-599, que reúnen "unas excelentes propiedades organolépticas y facilidad de pelado, cuyo período de maduración podría permitir su consumo en fresco durante el mes de enero. De esta forma se adelantaría a este mes el periodo de comercialización de las variedades de segunda estación", explica la consejería valenciana de Agricultura.

Las dos nuevas variedades de mandarino son dos híbridos triploides obtenidos, en el primer caso mediante polinización abierta del mandarino Fortune, y la otra mediante polinización dirigida entre el mandarino Fortune y el mandarino Kara. En este segundo caso, el fruto presenta unas características similares a la variedad comercial Safor, aunque su maduración de produce un mes antes, lo que permitiría ampliar la campaña de esta variedad al mes de enero. La consejería de Agricultura destaca que ambas variedades presentan además una elevada resistencia a las enfermedades y a la alternaría.

IVIA-592 e IVIA-599 se han obtenido como resultado del programa de mejora de variedades del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias. Carecen de semillas y no poliniza otras variedades ni es polinizada por otras variedades.

Las investigaciones llevadas a cabo por el IVIA han tenido en cuenta la orientación económica del cultivo, con lo que se da respuesta a la demanda del sector, que requiere variedades injertadas con una rápida entrada en producción, así como la máxima productividad y calidad del fruto en cuanto al tamaño y el contenido en zumo, principalmente.

El IVIA también ha buscado conseguir árboles longevos que mantengan su productividad y calidad del fruto durante el mayor tiempo posible y que adelanten la maduración de la fruta. Además, se ha procurado que los árboles se adapten a todo tipo de suelos, sean resistentes a las enfermedades, nematodos y hongos del suelo y tolerantes al mayor número de virosis posible.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones