Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

El Parlamento Europeo apuesta por mantener el veto a la carne de ave desinfectada con lejía

Pide que el único tratamiento permitido para los productos avícolas destinados al consumo humano sea la refrigeración

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 6 mayo de 2009
lejía o cloros, según la petición materializada ayer por el Parlamento Europeo. Ello supone en la práctica que se mantenga el veto a las importaciones de esos productos procedentes de Estados Unidos, que desde hace más de 10 años no puede enviar sus carnes avícolas al mercado comunitario.

El informe aprobado por el pleno de la Eurocámara reclama a la Comisión Europea que retire de una propuesta sobre la comercialización de carnes de aves "todos los elementos susceptibles de abrir la vía a la introducción de pollos con cloro en el mercado europeo". Los europarlamentarios rechazan flexibilizar la definición de "carne de ave" para tener en cuenta una propuesta que presentó Bruselas paralelamente con el fin de permitir cuatro tratamientos contra los microbios -entre ellos el cloro- para descontaminar la carne de pollo.

Esta propuesta ya fue rechazada de forma unánime a finales de 2008 por los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE), que confirmaron la continuidad del veto a las carnes de ave desinfectadas con lejía. Los miembros de la Eurocámara defendieron que en la UE el único tratamiento que se permita para la carne de ave destinada al consumo humano sea la refrigeración.

Por otro lado, el informe consultivo aprobado respalda, aunque con algunos cambios, la propuesta de Bruselas para la adaptación de las reglas sobre la venta de carnes de ave. El objetivo de la nueva normativa es incluir los preparados, carnes en salmuera y otros alimentos derivados de aves, para tener en cuenta la evolución del mercado y otros hábitos de consumo.

El Parlamento Europeo pidió además que sólo pueda calificarse como carne fresca de ave aquella que se haya conservado a una temperatura comprendida entre los -2 y +4 grados centígrados. Asimismo, solicitó que en la etiqueta de la carne sea obligatorio indicar el origen de la misma para que los consumidores tengan una mayor información a la hora de escoger esos alimentos. También reclamó que la etiqueta incluya la fecha en que fueron sacrificados los animales de los que procede la carne.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto